Voy a acompañar tus lamentos – Elena Pérez Hoyos

Amiga: voy a acompañar, si quieres, tus lamentos con mi voz, voy a estar a tu lado.

 

Voy a abrazarte no para consolarte, sino para llorar contigo.

 

Voy a agarrar tu miedo y ponérmelo en el pecho para comprenderte más, y voy a maldecir la muerte con tu rabia porque también es la mía, amiga.

 

No busquemos razones.

 

Vamos a sufrir el dolor, y la ausencia, y el recuerdo. No podemos evitar que tiemble la tierra, que se nos derrumbe la casa, que la tormenta se pose sobre nosotros….

 

… Pero vamos a sobrevivir.

 

Y entre los escombros buscaremos a los amigos, sabremos que están ahí,

que tiran de nosotros desde las entrañas del dolor y nos calman la sed y el llanto.

 

Y después de la catástrofe, amiga, vamos a descubrir que sigue amaneciendo, y el cielo nos va a aliviar los ojos con su tinte rojizo de sangre, de vida.

 

Y porque todo sigue, amiga, vamos a aprender a cantar de nuevo, vamos a reír de nuevo, vamos a amar de nuevo.

 

Y el dolor sordo que hoy nos llena se irá haciendo pequeño, y se transformará en un recuerdo primero triste, luego sereno, luego profundo.

 

Porque todo sigue, amiga, y porque el amor que tuvimos

a quienes hoy nos faltan no se lo lleva la muerte.  

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

Los jóvenes, «cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad»[1]. Sin duda que la desembocadura de los jóvenes en la comunidad eclesial no tiene que ser el final de su anhelo de navegar y de seguir...