¿UNA «CARTA A LOS REYES» DE LOS JÓVENES? – Jorge A. Sierra

Etiquetas: ,

La primera vez que me tocó hablar del Sínodo de los Jóvenes un profesor de Filosofía nos recordó que la palabra viene del griego «andar juntos» y me pareció una bonita metáfora de la oportunidad que estamos viviendo en la pastoral con jóvenes.

La voz de los jóvenes se ha podido escuchar en el aula sinodal y se ha participado de una forma sin precedentes en el mismo, aunque corremos el riesgo de encerrar de nuevo a este buen espíritu en un «documento enjaulado». Por esta razón, parece apropiado acercarnos a dinámicas que, desde su sencillez, nos pueden ayudar a abrir la jaula.

En el último encuentro de jóvenes de La Salle de España y Portugal, llamado «Suma y Sigue» y celebrado en Tarragona en agosto de 2018, lo que empezó como una dinámica simpática se convirtió rápidamente en un buen ensayo de sínodo. Se propuso a los 65 participantes escribir una «Carta a los Reyes Magos», pero pensando en su realidad pastoral, tanto en colegios como en grupos juveniles, scouts, de profundización en la fe…

Algunos acompañantes pensaban que no saldría nada de ahí… pero nada más alejado de la realidad. Escribir sencillamente «Queridos Reyes Magos» nos transportó inmediatamente a nuestra experiencia de niños y niñas: a la ilusión al pedir y enviar la carta, a la cabalgata, a los nervios de la mañana de la Epifanía, a abrir los regalos… Pero, ¿qué regalos podemos pedir a la pastoral juvenil con esa ilusión de niños?

Nos pedían locuras, como lo es todo el trabajo de evangelización entre los jóvenes: más oportunidades de encuentro «con sentido», que combinen la convivencia, el acompañamiento y el propio proceso personal; vivir experiencias donde la fe se anuncie sin acritud, desde la alegría de sabernos llamados por Jesús de Nazaret; abrir los ojos y arremangarnos junto a los más necesitados (ojo, no «para», «junto»); abrir los horizontes de toda la Iglesia a un mundo –gracias a Dios– diverso y en constante cambio. Uno de los firmantes decía que «solo por estar riendo y comiendo en la misma mesa con gente de lugares muy diversos y darnos cuenta de que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa ya es un deseo cumplido».

Los «reyes» que recibimos las cartas nos las tomamos muy en serio. ¿Qué hubieras escrito tú? ¿Qué podemos hacer para cumplir esos –y otros muchos– deseos?

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos