UN CAMINO LLENO DE RETOS: JÓVENES, FE Y DISCERNIMIENTO – Luis Manuel Suárez, CMF

Etiquetas:

Ser joven es un camino lleno de retos. Lo intuyen los que lo son. Lo sabemos los que lo hemos sido. Comenzar a hacer pie en la vida, desde lo recibido. Integrar el pasado para lanzarse al futuro. Ensayar respuestas, a veces por ensayo y error. Perderse… y ojalá que encontrarse. Encontrar compañeros de camino, de los de verdad. Soñar, proyectar, prepararse para volar. Intentar encajar las sombras, los fracasos, los contratiempos. Aprender a amar, a darse, a comprometerse. Tomar opciones que orienten la propia vida… en esa edad donde se decide casi todo.

El Sínodo sobre los jóvenes es también un camino lleno de retos. Sínodo significa «camino común». Es el camino que va haciendo la Iglesia en todo el mundo, representada por sus obispos, que periódicamente se reúnen en asamblea para poner el foco en algún tema y animarnos a abrir caminos de Evangelio. La Eucaristía, la Palabra de Dios, la Nueva Evangelización y la familia han sido los temas de las últimas asambleas sinodales. Y el siguiente tema es «los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional».

En los previos a esteSínodo, entre otras iniciativas, ha habido diversas consultas y una reunión de 300 jóvenes de todo el mundo, tanto creyentes como no creyentes. Todas esas reflexiones llegan a la asamblea sinodal, que con la presencia de personas expertas ofrece al papa una serie de reflexiones. Este nos las devuelve en un documento, como estímulo para seguir viviendo el Evangelio en nuestro tiempo. Y a partir de ahí, cada realidad de Iglesia estamos llamados a plasmar esas propuestas en lo que esté de nuestra mano.

Cuando el papa escribió a los jóvenes al convocar esta asamblea dijo lo siguiente: «También la Iglesia desea ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe de cada uno; así como también de las dudas y las críticas. Hagan sentir a todos el grito de ustedes, déjenlo resonar en las comunidades y háganlo llegar a los pastores».

Estamos, pues, ante un momento especial en la pastoral con jóvenes: la vida en esa edad, la fe como ruta que ensancha horizontes, el discernimiento vocacional como búsqueda del querer de Dios para la propia vida… ¿Podía haber más retos juntos?

La vida es un camino lleno de retos. Por eso la Iglesia quiere acompañar la vida de cada persona y de cada pueblo, ofreciendo la luz del Evangelio que ha recibido del Señor, actualizada por el Espíritu. Y por eso tiene un especial interés en ser cercana a los jóvenes, esa edad donde se decide casi todo.

 #VocationChallenge: vivir el proceso sinodal como una oportunidad para avanzar juntos en cómo acercarnos a los jóvenes, cómo vivir con ellos la fe y cómo ayudarles en el discernimiento de su vocación. ¿Aceptas el reto?

El #Tweet de Francisco: «Un mundo mejor se construye también gracias a ustedes, que siempre desean cambiar y ser generosos. No tengan miedo de escuchar al Espíritu que les sugiere opciones audaces, no pierdan tiempo cuando la conciencia les pida arriesgar para seguir al Maestro» (De la Carta de Francisco a los jóvenes en la presentación del Documento preparatorio del Sínodo 2018).

Para preguntarME / Para preguntarNOS

Aprovechar el momento eclesial que estamos viviendo para acercarse personal o grupalmente a alguno de los documentos que van saliendo en torno a «los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional». ¿Qué luces aporta a tu vida personal o grupal? ¿Qué intuiciones os pueden animar en vuestra pastoral con jóvenes?

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

Los jóvenes, «cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad»[1]. Sin duda que la desembocadura de los jóvenes en la comunidad eclesial no tiene que ser el final de su anhelo de navegar y de seguir...