Todos los santos CICLO A Santos porque amados de Dios – Iñaki Otano

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar enseñándolos: “Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados. Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán ‘los Hijos de Dios’. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos. Dichosos vosotros cuando os insulten y ops persigan, y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo”.  (Mt 5, 1-12)

A pesar de nuestros defectos, cada uno de nosotros es santo porque es amado de Dios, elegido de Dios, ha recibido su caricia. Además, formamos una comunidad humana de hermanos, que hace que seamos solidarios los que vivimos y los que han vivido antes de nosotros.

Esperamos encontrarnos con Dios sin velos y encontrarnos también con los hombres y mujeres que han caminado delante de nosotros. Asimismo esperamos encontrarnos, sin las dificultades de ahora, con los que están caminando con nosotros.

Pero no debemos ser de los que esperan sentados en el banco de la estación a que pase el tren. Tenemos que subir al tren para que nos lleve al destino… Jesús nos ha enseñado un camino que lleva a la felicidad:

– Dichosos, felices, los que no hacen de las riquezas un dios, porque saborearán el espíritu del reino de los cielos.

– Dichosos, felices, los que sufren con los que sufren, los que quieren consolar, porque recibirán consuelo.

– Dichosos, felices, los que no devuelven mal con mal, porque serán dueños de sí mismos.

– Dichosos, felices, los que se proponen hacer la voluntad de Dios, porque eso les llenará de gozo.

– Dichosos, felices, los que son compasivos, porque ellos también experimentarán lo que es la misericordia.

– Dichosos, felices, los que son sinceros, honrados y leales, los que no engañan, porque su corazón limpio verá a Dios.

– Dichosos, felices, los que buscan denodadamente la paz entre los hombres y mujeres, porque al considerar hermanos a todos los semejantes, serán hijos de Dios.

– Dichosos, felices, los que aceptan incluso la incomprensión con tal de no caer en la injusticia o en la desobediencia a Dios, porque tendrán la comprensión de Dios.

            Este programa, que hizo suyo Jesús, es el programa que nos propone a nosotros y debe distinguir a los discípulos… Nunca se cumple plenamente aquí, pero debemos caminar en esa dirección. Siempre podremos mejorar, pero, si vamos en esa dirección, vamos camino de la santidad, somos ya santos junto con todos los que han tratado y tratan de vivir así.

 

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Testimonio inspirador de una religiosa – Lorena Pelusa

Testimonio inspirador de una religiosa – Lorena Pelusa

El Seminario de Planificación Pastoral participativa ha sido una propuesta que ha acompañado y formado a pastoralistas de Latinoamérica y el mundo por mas de tres décadas. Los testimonios de mujeres y hombres participantes nos animan a seguir apostando por una iglesia...

1º dom Adviento, Ya y todavía no – Iñaki Otano

1º dom Adviento, Ya y todavía no – Iñaki Otano

Una insistencia en este texto evangélico del primer domingo de Adviento: Velad, estad atentos porque no sabemos cuándo vendrá el dueño de la casa. Y, sin embargo, al principio de su predicación, el mismo Jesús nos recuerda que “el Reino de Dios está entre nosotros”....