… porque las emociones nos hacen crecer desde dentro, y lo profundo emociona mucho.

Y porque seguir a Jesús es también compartir sus mismos sentimientos.

Caveat