Los seguidores de Juan el Bautista se acercaron a Jesús y le preguntaron:

— Nosotros y los fariseos ayunamos con frecuencia: ¿Por qué tus discípulos no ayunan?

Jesús les contestó:

— ¿Acaso pueden estar tristes los invitados a una boda mientras el novio está con ellos? Pero llegará el momento en que se lleven al novio, y entonces ayunarán. Nadie remienda un vestido viejo con un trozo de tela nueva, porque lo nuevo encoge y tira del vestido viejo, y el desgarrón se hace mayor. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque los odres revientan, y tanto el vino como los odres se pierden. Por eso hay que echar el vino nuevo en odres nuevos, para que se conserven ambas cosas.

Mateo 9, 14-17

descarga aquí la imagen en alta resolución  Cubierta RPJ febrero 2020 (1)

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

NIÑA DE DIOS  (LA) – Joseph Perich

NIÑA DE DIOS (LA) – Joseph Perich

Joseph Perich Hace miles de años que Yavhé estaba en su cielo. Estaban con él todos los niños y niñas que habían de bajar a la Tierra para llegar a ser hombres y mujeres. Los niños y niñas nacerían en la Tierra y conocerían el bien y el amor, pero también conocerían ...