… Dios te quiere hablar desde tu emoción, sólo hay que escuchar y discernir. Emociónate con la Palabra, con la Vida, con la oración, con el encuentro… Apasiónate con un Jesús que sabe de emociones.

Haz clic en la palabra en la que busques inspiración