SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA – Sonia Fernández Holguín

Etiquetas: ,

Nadie puede obviar hoy que nuestro planeta está herido y cada vez más lugares del mundo se están haciendo poco habitables. Todos/as hemos oído hablar del cambio climático y de las consecuencias que tiene.

La Tierra, el lugar donde vivimos, se está degradando a una velocidad vertiginosa por razones naturales o por la acción humana. Las consecuencias del deterioro ambiental que vivimos o provocamos son y serán aún más graves; por ejemplo, millones de personas han perdido su sistema de sustento y esto ha obligado a más de veinticinco millones de personas a abandonar sus hogares por este motivo y, por tanto, podemos decir que el cambio climático es la primera causa de migración en el mundo.

El futuro no es muy halagüeño y la Organización Internacional para las Migraciones advierte un futuro oscuro para 2050: unos 200 millones de personas desplazadas por este motivo. Sus previsiones auguran una gran crisis humanitaria y no deja de ser una paradoja que los países pobres, que son los que menos han contribuido al cambio climático, sean quienes se verán principalmente afectados por el mismo.

No solo la situación del planeta nos habla de desplazamientos, si nos adentramos en profundidad en este tema nos tenemos que preguntar por el modelo de vida de los países avanzados; nuestro modelo de desarrollo, producción, consumo y sus consecuencias; los intereses económicos que están detrás de esta degradación; los problemas que genera la pérdida de biodiversidad; lo que está detrás de la explotación de recursos naturales y sus consecuencias; el origen de muchos de los conflictos en el mundo…

Por todo esto, e inspiradas por la encíclica Laudato si, las entidades de la Iglesia católica en Españ, dedicadas a la cooperación internacional y que forman parte de la iniciativa «Enlázate por la justicia», ponen en marcha una campaña centrada en el cuidado de la Creación. Esta encíclica es, por una parte, una invitación a reflexionar y a participar en una auténtica ecología humana, porque «no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental». Y, por otra, es «una llamada a responder al gran desafío que plantea la crisis económica, social y ambiental que hoy amenaza al planeta y a la humanidad, donde los pobres son las principales víctimas».

Con esta iniciativa, que cumple un año bajo el lema «Si cuidas el planeta, combates la pobreza», Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario) quieren sensibilizar a toda la ciudadanía para que se comprometa en la defensa de un modelo distinto de desarrollo, justo, solidario y sostenible, y para que cambie sus hábitos de consumo y estilos de vida.

Esta propuesta se marca como principal objetivo concienciar a la comunidad eclesial y a toda la sociedad sobre las consecuencias que el modelo de desarrollo actual y nuestros estilos de vida tienen sobre el planeta y, específicamente, sobre la vida de las personas más vulnerables. Otra de las metas de la campaña es la de propiciar un cambio en los modos de vivir personales y comunitarios, y en las decisiones políticas para contribuir, desde varias esferas, a construir una sociedad solidaria y un planeta habitable para todos los pueblos, no solo hoy, sino pensando en el mañana, y en las generaciones futuras.

Por eso, tu aporte en este tema es esencial, nadie puede quedarse de brazos cruzados ante esta crisis ecológica. Estamos hipotecando el presente y sobre todo a las generaciones futuras. Te animamos desde estas líneas a que conozcas más a fondo esta campaña y que te sumes a las acciones que desde ella se están realizando en todo el país.

Descarga aquí el artículo en PDF

RPJ nº 523 – Campaña enlázate por la justicia

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»— preguntaron los sacerdotes y ancianos del pueblo a Jesús. Y es que estaban sorprendidos de la vida y la fuerza que generaban sus palabras. Tantos años en que ellos, maestros de la ley, cuidadores...