SCHOLAS OCCURRENTES – Marta Simonchelli

Etiquetas:

Scholas Occurrentes tiene su origen en la ciudad de Buenos Aires, cuando Jorge Bergoglio era arzobispo de la ciudad. Por aquel entonces Argentina atravesaba una crisis sin precedentes, y la situación de los jóvenes era especialmente dura. Alertado por los acontecimientos, Bergoglio designa al profesor José María del Corral como presidente del Consejo Federal de Educación del Arzobispado de Buenos Aires, y le pide en el 2001, poner en marcha una iniciativa que originalmente se denominó «Escuelas de vecinos» en la que juntó a adolescentes de diferentes escuelas (públicas y privadas), de diversas confesiones y de realidades sociales diversas para escuchar sus miedos y necesidades, con la finalidad de replantear la educación y hacer de estos chicos ciudadanos comprometidos por el bien común.

Nadie imaginó, por aquel entonces, que aquel arzobispo que se preocupaba por la situación de los jóvenes, por restablecer el pacto educativo reformando el sistema, y por el futbol como una herramienta de cohesión e inclusión, acabaría siendo elegido papa en 2013.

Asumido el cargo, Francisco no abandonó la idea de aquel proyecto y convocó a José María del Corral y a Enrique Palmeyro, responsables de «Escuelas de vecinos» y «Escuelas hermanas» respectivamente, para lanzar desde el Vaticano esta iniciativa a nivel mundial con el nombre de Scholas Occurrentes (Escuelas para el Encuentro), una Organización Internacional de Derecho Pontificio que en la actualidad ya está presente en 190 países gracias a su red que integra más de 446.000 escuelas y redes educativas en los cinco continentes.

Papa Francisco: «El mundo, hoy día con el pacto educativo roto, se hace cada vez más exclusivo de unos, y excluyente de la mayoría»

El objetivo principal de Scholas es la integración de los alumnos a través del compromiso de los diversos actores sociales, uniendo escuelas y redes educativas de todo el mundo, generando un espacio que favorezca la cultura del encuentro y del diálogo.

Esa necesidad de juntar a los estudiantes y de generar ese espacio de encuentro viene dada de nuestra meta de transformar el mundo en lo que nosotros denominamos «Aula sin paredes» en la que todos tienen cabida.

Los programas que pone en marcha Scholas están sustentados en tres ejes principales: el arte, la tecnología y el deporte. Para nosotros es imposible plantear una educación de calidad sin atender estos tres aspectos, son fundamentales para lograr ese cambio paradigmático en la educación a través de la integración de las comunidades educativas con foco en las de menores recursos mediante el compromiso de todos.

La educación no se puede acotar a los libros de texto, las asignaturas de turno, las metodologías que se empleaban hace décadas…; la educación debe pasar por el desarrollo de las habilidades tecnológicas, adaptándonos a un mundo que irremediablemente va en esa dirección y que pide a gritos el diseño de un aula global.

Debe explotar las habilidades artísticas de los alumnos, en cualquiera de sus disciplinas: la pintura, el baile, la música o la poesía, a través de todas ellas pueden (y deben) expresarse, ya que solo a través de ellas lo harán desde el corazón.

Por último, el deporte, mediante el cual el alumno ejercita mucho más que el plano físico, aprende a trabajar en equipo, a actuar con valores y aprender a ganar, pero mucho más importante, a perder (¡aunque solo en el marcador!).

Basados en estos tres pilares, Scholas pone en marcha diversos programas en diferentes países con el fin de seguir construyendo puentes: Scholas Ciudadanía, Scholas Oficios, Deporte con Valores–FutVal, Scholas Social, Cátedras Scholas, Scholas Arts, Scholas Labs, Scholas Laudato o Huellas Musicales.

El proyecto avanza con paso firme y cada vez con más presencia. Contamos, además de la sede internacional en el Vaticano, con sedes regionales en Argentina, España, Paraguay y México.

Durante el pasado 2017 se realizaron programas en países como Haití, Colombia, Italia, España, entre otros, destacando por ejemplo el Scholas Ciudadanía celebrado en la Universidad Hebrea de Jerusalén con la participación de adolescentes israelíes y palestinos, algo único y sin precedentes, todos trabajando durante una semana juntos en las problemáticas que más los afectan, dejando atrás las fronteras que los dividen para tenderse la mano unos a otros y comprender que son más las cosas que los unen que las que los separan; o el trabajo con los chicos afectados tras el sismo que asoló México y que gracias a «Escuelas de campaña» pudieron retomar un poco la normalidad de su día a día. 

De este modo Scholas, con el apoyo de la Congregación para la Educación Católica, y trabajando en red con escuelas judías, musulmanas y de otras confesiones está haciendo realidad la Cultura del Encuentro por la Paz que le encomendó el Papa Francisco al firmar el Decreto Constituyente que da origen a este movimiento educativo de jóvenes en el mundo.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»— preguntaron los sacerdotes y ancianos del pueblo a Jesús. Y es que estaban sorprendidos de la vida y la fuerza que generaban sus palabras. Tantos años en que ellos, maestros de la ley, cuidadores...