RUBÉN DE LIS, EVANGELIZAR CON LA MÚSICA – Rubén de Lis

Etiquetas: ,

Hola soy Rubén de Lis, soy músico profesional, gallego, aunque actualmente vivo en Brasil, a caballo entre Brasil y España. Os quiero contar mi historia como músico y también mi historia con Dios. Voy contestando a algunas preguntas.

Pasar de cantante pop a evangelizador no fue tanto cambio en cuanto a la música, pero sí en cuanto a la temática. Continúo haciendo lo mismo, tocar, y esos dones que el Señor me dio los utilizo para evangelizar. Los escenarios y el público son diferentes: antes eran discotecas, escenarios, hoy día son parroquias, iglesias, incluso hacemos cosas al aire libre, en lugares públicos… Cuando se trata de evangelizar, de contar tu testimonio, da igual el vestido. Lo que importa es la verdad que tú transmites.

Tengo 9 discos y un dvd. Los primeros discos, aunque no tengan una temática religiosa, son de situaciones personales, muy autobiográficos, del Rubén de antes y del Rubén de ahora; yo ya estaba convertido. Hay algunos instrumentales, otros con música y letra, con bandas, solo… En Brasil he hecho Lo mejor de mí, con música en portugués y en español, e incluso en inglés; también tengo un dvd con una gira por todas las televisiones de Brasil, que es como Europa de grande. Muy significativo para mí.  

El concierto más significativo fue el festival Aleluya, en Salvador de Bahía, con 20.000 jóvenes. He tocado para más y para menos, no importa la cantidad, pero sí el ver aquellos jóvenes que alababan al Señor. Fue en el 2012 aproximadamente, una de las primeras veces que fui a Brasil: el Señor hizo que conectase con los jóvenes. Fue un momento mágico: aquellos jóvenes no me conocían y sin conocerme, yo estaba presentando Mi mejor soldado y fue impresionante cómo la gente empastó, cómo el Espíritu Santo tocó los corazones de aquellos jóvenes, y abrió las puertas de Brasil para Rubén de Lis.

Por qué hago este tipo de música: es mi medio de vida, mi forma de vida, grabo, toco, hago música… Además, es una forma de gratitud al Señor, por todas las maravillas que hizo el Señor en mi vida. «Id y proclamad, haced discípulos de todas las naciones», dice el evangelio de Mateo. Esa es mi intención, ser su mejor soldado. Esto es para mí ser un buen padre, un buen hijo, un buen cristiano, y eso es por lo que yo hago esta música: es lo menos que puedo hacer para el Señor, contar la experiencia que él ha hecho en mi vida, las maravillas, y cómo multiplica la gracia de lo que yo hago, el ciento por uno.

En Brasil los conciertos son multitudinarios, las parroquias se llenan, allí las misas son de dos horas, con homilías de 45 minutos… Aquí las misas no pasan de 30 minutos porque, como dicen los propios padres, si no la gente se va. Allí la gente consume música católica, hay una Iglesia viva, en salida. La Iglesia de aquí es más de costumbre, más sin salir de la zona de confort. Vivo con esperanza y uno de mis objetivos es cambiar esto: yo no tengo la varita mágica, pero puedo aportar mi granito de arena para hacer una Iglesia en salida.

El mensaje creyente y evangelizador, cuando tú encuentras una verdad, entonces no hay quien la arrebate, no hay verdad más grande porque cuentas lo que tú vives. Yo tengo mi fórmula para llegar a los jóvenes, la que el Espíritu ha puesto en mi corazón, y es hablar su nomenclatura, su lenguaje… Si los jóvenes escuchan Photograph de Ed Sheeran, él habla de que el amor lo puede cambiar todo. A Ed Sheeran lo siguen todos los jóvenes… Se puede usar su canción para evangelizar. Lo mismo Pablo Alborán… Tú haces que mi alma se despierte… hay un mensaje muy profundo. La música es un lenguaje universal que les encanta a los jóvenes.

Un saludo y bendiciones.

Descarga aquí el artículo en PDF

RPJ nº 523 – Música – Rubén de Lis

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

Los jóvenes, «cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad»[1]. Sin duda que la desembocadura de los jóvenes en la comunidad eclesial no tiene que ser el final de su anhelo de navegar y de seguir...