RPJ EN ABIERTO PARA TI – Juan Carlos de la Riva

Desde el número 542 de mayo de este año, RPJ se ofrece de modo digital y en abierto a todos y todas las agentes de pastoral y a los propios jóvenes que quieran leerla y compartirla. La necesaria adaptación a los nuevos modos de acceso a la información nos invitan a ofrecer este servicio de un modo nuevo, más accesible desde cualquier dispositivo, más cercano al día a día del trabajo evangelizador entre jóvenes y, sobre todo, con jóvenes. Este portal quiere ser un lugar de encuentro de todos cuantos queremos que la voz de la juventud suene en la Iglesia.  Exploramos con ellos los espacios virtuales, y contamos ya con un amplio grupo de colaboradores jóvenes que aportan a RPJ su modo de ver la realidad y de ayudar a otros jóvenes a iluminarla con el Evangelio. El Consejo Joven de RPJ invita a todos y todas a compartir contenidos, y también a crearlos, a llenar de Evangelio las redes sociales, a construir Reino. Es una experiencia donde jóvenes de diversos movimientos, asociaciones, congregaciones y grupos colaboran juntos en construir este espacio, que durante los próximos meses va a ir adaptándose a nuevas iniciativas. De momento, te invitamos a compartir este link en el que puedes visitar ya todos los números de RPJ en la sección

 

http://RPJ.ES/REVISTAS

y muchísimos contenidos más. 

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

La cuadrilla de la parroquia – Luis Vicente García Txenti

La cuadrilla de la parroquia – Luis Vicente García Txenti

Pequeñas comunidades de referencia, la cuadrilla … de la parroquia.    El otro día una buena amiga y responsable de la Delegación de Pastoral con jóvenes, Yasel, me compartía un artículo que había publicado en la web de Gazteok, página oficial de la delegación de...

Voy a acompañar tus lamentos – Elena Pérez Hoyos

Voy a acompañar tus lamentos – Elena Pérez Hoyos

Amiga: voy a acompañar, si quieres, tus lamentos con mi voz, voy a estar a tu lado.   Voy a abrazarte no para consolarte, sino para llorar contigo.   Voy a agarrar tu miedo y ponérmelo en el pecho para comprenderte más, y voy a maldecir la muerte con tu...