RESPETO – Mª Ángeles López Romero

Etiquetas: ,

Respeta tu cuerpo. Lo he escuchado montones de veces en contextos eclesiales. Con distintas palabras y fórmulas, pero el mismo mensaje. Respeta tu cuerpo. No es que no esté de acuerdo con el lema. ¿Quién podría no estarlo? Pero me extraña la insistencia en el «tu» y las pocas veces que he escuchado a los jerarcas de la Iglesia pedirlo en tercera persona: Respeta «su» cuerpo. Me refiero, claro está, al cuerpo de las mujeres, convertido una y otra vez por los hombres en campo de batalla. La batalla por la victoria bélica en tantos lugares de conflicto en que se ataca a otra etnia violando a sus mujeres. La batalla por el poder, que somete a las mujeres mediante una vestimenta que las castra y las estigmatiza; o las invisibiliza y planta sobre ellas un inexpugnable techo de cristal en sus carreras o su realización personal; o las muele a palos a veces hasta asesinarlas. La batalla ególatra y mezquina por el placer, que las convierte en objetos sexuales. La batalla por el dinero, que justifica la desigualdad salarial, la explotación laboral, la utilización de sus cuerpos para una y mil cosas, como si fueran recipientes y poco más. No digamos la batalla frívola de la imagen… Y tantas y tantas otras.

Sí, las mujeres sabemos que nuestro cuerpo, demasiadas veces, no es respetado. Y sabemos también que, casi siempre, no es defendido más que por las mismas mujeres y unos cuantos hombres concienciados.

Y no hay que remontarse a situaciones tan dramáticas como una violación o un

episodio de violencia de género. No hay mujer en el mundo que no haya visto violentada su dignidad en algún momento con un comentario improcedente sobre su cuerpo, o percibido que alguien se acercaba demasiado o la tocaba sin ella quererlo. Un cachete en el culo, un roce incómodo, una mirada que desnuda… Un ataque en definitiva a la propia dignidad como ser humano de esa persona, que no es solo un trozo de carne, aunque sea vista a menudo como tal.

La Iglesia tiene una enorme deuda con las mujeres. Con su identidad, su autonomía, sus derechos, su sexualidad. Y quizás este sea el momento de admitirlo y repararlo. De pedir a ellos que nos respeten. A nosotras, nuestros cuerpos, nuestra dignidad. Como hizo Jesús de Nazaret, el amigo de las mujeres, Maestro también en esto.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Escuchar, asombrar – Ana Guerrero

Escuchar, asombrar – Ana Guerrero

Ana Guerrero ana.guerrero1974@gmail.com   Para poder dialogar hay que poder escuchar, o mejor dicho hay que querer escuchar. Escuchar significa prestar atención a lo que se percibe sonoramente, por lo que implica una intención clara, una voluntad por parte de...

Cuaresma 3ºB – Juan Carlos de la Riva

Cuaresma 3ºB – Juan Carlos de la Riva

Hay veces que hay que enfadarse un poco. O mucho. Hoy Jesús está más que enfadado. Está furioso y casi fuera de sí. ¿Por qué? Jesús se enfadó porque le tocaron lo más sagrado. No era su madre, no. Pero casi parecido. Se trataba de la casa de su padre. ¿Cómo...