Proyecto cometa – Mario Picazo

El «Proyecto Cometa» es un proyecto socioeducativo que estamos llevando a cabo en el barrio de la Paz de Granada, desde las claves y la pedagogía liberadora que nos ofrece la JOC (Juventud Obrera Cristiana). Pretende la promoción de las personas haciéndolas protagonistas de sus vidas y sujetos de transformación de la sociedad.

Creemos en las capacidades de las personas y en la fuerza transformadora de la educación; «desde la vida y para la vida», en clave colectiva y respetuosa con el medio ambiente. Educación integral que tiene en cuenta todas las dimensiones de la persona, también lo trascendente y espiritual, con conciencia de «la casa común» que hemos de respetar y cuidar.

Lo primero que tenemos muy claro es que trabajamos «con» personas, con una dignidad que nadie ni nada se la pueden negar. Por eso, la vocación es premisa para el trabajo con estos jóvenes.

En todas las sociedades se da el fenómeno de la inadaptación social de ciertas personas. Los mecanismos injustos de la sociedad han generado procesos que han llevado a muchas personas a adoptar comportamientos no adecuados a la norma social y, como consecuencia, a ser apartados y marginados.

Entre los niños y los jóvenes de nuestro barrio, por sus circunstancias familiares y sociales, son más propensos a la falta de motivaciones, el fracaso escolar, la inadaptación social, etc. que, a poco que nos descuidemos, los conduce a actitudes incívicas, al consumo de drogas, a la prostitución, a la delincuencia… 

El «Proyecto Cometa» ofrece una serie de propuestas educativas que intentan responder a las distintas problemáticas de estos jóvenes y desarrollar con ellos una acción educativa que, partiendo de la realidad que viven y de la confianza en sus capacidades, intenta empoderarlos y darle herramientas para que se sientan protagonistas y responsables en la sociedad.

Algo que tenemos muy claro es que no podemos centrar las causas del problema exclusivamente en el individuo, sino que debemos atender a los elementos que integran el proceso de la marginación.

A diferencia de sus padres estos chavales todavía no han entrado en conflicto con la sociedad; por eso, nuestra labor en primer lugar es preventiva, tratando de paliar las lagunas existentes en el proceso educativo y al mismo tiempo intentamos satisfacer las necesidades y carencias que presentan; incluso realizando una labor terapéutica en los casos problemáticos y conflictivos.

La experiencia nos demuestra que la propuesta educativa que ofrecemos desde el «Proyecto Cometa», acompañando a los jóvenes en su itinerario escolar, acogiendo a los fracasados, desde el acompañamiento personalizado, interviniendo en sus familias, desde el ocio y el tiempo libre, tejiendo redes con el resto de colectivos del barrio, es importante porque integra lo que la escuela tarda o nunca llega a incorporar a sus programas educativos y hace posible el empoderamiento de los y las jóvenes en desventaja.