Película Ad Astra – Chema González Ochoa

Admito sin reservas mi pasión por el cine de ciencia ficción, ese género que tantas preguntas lanza y deja sin respuestas; y que con la excusa del futuro nos interpela sobre nuestro pasado y presente. La historia del cine –y de la televisión– no se entendería sin Metrópolis (Lang), 2001 una odisea del espacio (Kubrick), Solaris y Stalker (Tarkovski); Alien (Scott) o Her (Jonze), por citar solo algunas incontestables. Por ello tenía ganas de ver Ad Astra, la nueva película de James Gray, cineasta al que admiro desde que me cautivase con La noche es nuestra (2007) y Two Lovers (2009, RPJ). Y la espera mereció la pena, pues les aseguro que es una de las obras cinematográficas más cautivadoras que he visto en meses de anodinos y estúpidos estrenos.

Ad Astra narra el viaje de Roy Mc Bride (excelente Brad Pitt), –un astronauta que disfraza su naufragio y autismo emocional con una perfecta templanza física–, a los límites del espacio conocido, donde hace décadas se perdió su padre en otra expedición en busca de vida inteligente. Ahora hay señales claras de que su padre está vivo y encierra un potencial destructor o salvífico para la humanidad.

Al viajero Mc Bride, que enfrentará amenazas y peligros que nos hablan de un futuro que ya está aquí, le impulsará hacia su destino no tanto redimir a la humanidad como saldar cuentas con su propio pasado –esa dolorosa ausencia del padre que tanto le ha marcado–. Y en el dolor de su encuentro descubrirá su propia muerte emocional y el deseo de salvarse a sí mismo regresando a lo que había abandonado.

Todo viaje que merezca la pena es siempre un viaje interior. Ya sea un paseo por el parque más próximo o una odisea espacial por los anillos de Saturno. La necesidad de descubrimiento, de misterio, en todo lo que nos incita a viajar termina por llevarnos a nosotros mismos. Así ha sido desde la Odisea, referencia nada casual, pues hay dos argumentos literarios en Ad Astra irrefutables: uno es Homero y el otro es Conrad y su El corazón de las tinieblas.

Y es que la tierra de Mc Bride es un planeta donde el hombre ha perdido su humanidad, incapaz de relacionarse, aislado, donde el mayor logro es tener las pulsaciones de una máquina y demostrar siempre la estabilidad de un sistema informático. Por el contrario, el hombre en su afán de conocimiento y control de su entorno ha colonizado la luna y es capaz de alcanzar los más lejanos planetas del sistema solar. 

Las subyugantes imágenes y la potencia visual de la película rechazan la pirotecnia de los efectos especiales, tan queridos por el género de ficción, y gracias al talento de Grey se centra en lo humano, en ese latido interior que todavía perdura y nos distingue de un futuro demasiado presente, tan robotizado e inane. Todo funciona como una metáfora o una fábula, a veces demasiado esquemática o evidente, pero siempre atractiva. 

 

ALGUNAS PISTAS DE TRABAJO

  • ¿Te ha gustado o no la película? ¿Ha conseguido emocionarte y hacerte reflexionar?
  • ¿Qué crees que es lo más interesante y el mensaje o mensajes principales del relato?
  • ¿Qué es lo que más te ha gustado de la historia? ¿Qué es lo que más te ha hecho reflexionar?
  • ¿Encuentras algún mensaje o eco evangélico? Señálalos
  • Aunque la película está ambientada en un futuro algo lejano, ¿reconoces situaciones, problemas, cuestiones o temas actuales, que te preocupen a ti en la actualidad? Identifícalos y coméntalos. 
  • Analizar las diversas relaciones humanas que aparecen o se siguieren en la película: padre–hijo; marido–esposa; astronauta–directora de la base lunar…
  • Las relaciones familiares son determinantes en toda la película. Analízalas y piensa en cómo son tus relaciones con tus padres, hermanos y resto de familia ¿En qué te condicionan o te han condicionado?
  • Con el final abierto y tras las reflexiones del protagonista, ¿cómo te imaginas su futuro? 

 

FICHA TÉCNICA

Título original: Ad Astra

Año: 2019

País:  Estados Unidos 

Duración: 119 minutos

Director:  James Gray
Guion:  Ethan Gross y James Gray
Música original: Max Richter

Fotografía: Hoyte van Hoytema

Montaje: John Axelrad y Lee Haugen

Producción: Brad Pitt

Reparto: Brad Pitt (astronauta Roy Mc Bride); Tommy Lee Jones (Clifford Mc Bray); Ruth Negga (Helen Santos); Donald Sutherland (Coronel Pruitt); Liv Tayler (esposa de Roy Mc Bride).

Otra recomendación

Moon (2009). Película inglesa dirigida por Duncan Jones, realizada con pocos medios, pero muy efectiva. Narra la historia de un astronauta minero que, acabado su periodo de estancia en una mina lunar, poco antes de regresar a la Tierra descubre un secreto sobre sí mismo y el mundo que le rodea. Inquietante reflexión, donde hay más filosofía que ficción. 

Todo viaje que merezca la pena es siempre un viaje interior