Pasión de Dios – Almudena Escrig

En épocas de crisis, el amor solo puede crecer o romperse. Da igual si la relación es de pareja, amigos, familia o con Dios. Todos sabemos que un corazón destrozado y sin amor, no es fácil de arreglar.

Hoy en día, las relaciones son como los antiguos cromos: se cambian, se tiran o se olvidan. Pero, ¿por qué nuestros abuelos llevan más de medio siglo juntos? ¿acaso a ellos no les han destrozado el corazón?

Es verdad que antes Dios estaba presente en el día a día, y a Él acudían las personas cuando no sabían cómo arreglar las cosas. En la actualidad, esta relación Dios-hombre/mujer ha cambiado. Quizás nos falta eso para tener una felicidad plena en nuestra vida social: tener una relación de amigos/pareja/familia + Dios.

Pensar que el corazón no lo podemos arreglar nosotros, sino que el responsable de esa reparación es el mismo que lo creó. No podemos arreglar lo que no podemos ver.

De nosotros depende contar con Dios y contarle cómo está nuestro corazón, para que pueda intervenir en momentos de crisis y sanarnos el corazón.

Recuerda: eres pasión de Dios.

Almudena Escrig

❤️ Comparte…

Síguenos 🙈

Newsletter 📲

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.