MI NOMBRE ES KHAN – José Mª González Ochoa

Etiquetas: ,

Es difícil encontrar una buena película sobre el diálogo interreligioso, o al menos yo no he sido capaz de hallar una obra que reúna un buen relato en fondo y forma, con bondades desde el punto de vista del lenguaje cinematográfico y la mirada estética.

Quizá la mejor película que pueda aproximarse al tema es La vida de Pi, estupenda película, ya reseñada en estas páginas, obra en la que en los primeros minutos sí aparece el diálogo interreligioso y donde el protagonista decide aceptar lo mejor de las diversas religiones. Ecuménica y conciliadora, La vida de Pi nos habla más de la búsqueda de la fe y «reflexiona sobre lo que es y significa contar historias, sobre las posibilidades de la narración, del relato como forma de ser o estar en la vida, como manera de entender lo que somos y lo que hacemos».

Como propuesta nueva podría servir Mi nombre es Khan (2010), del director indio Karan Johar. Producto híbrido creado al estilo de Bollywood pero con producción norteamericana y pensado para encajar en oriente y occidente, la película es un tanto excesiva: en su metraje (el original dura más de tres horas, pero la versión estrenada en España se ha reducido a algo más dos); en el maniqueísmo de sus mensajes; en el infantilismo con el que trata al espectador; y en lo increíble de la propuesta final. Quizá sea candor o inocencia, a mí me pareció que al director y a los guionistas se les fueron las manos en lo dramático.

Dicho todo lo anterior, quien esto escribe también ha comprobado que la película funciona muy bien con jóvenes y permite estirar las situaciones y los temas para reflexionar desde la emotividad, pues no hay duda de que les toca el corazón, y da juego para plantear cuestiones y situaciones de convivencia muy actuales.

La obra de Johar narra las vicisitudes de Rizwan Khan (Tanay Chheda), un niño musulmán en Bombay al cuidado de su entregada madre (Zarina Wahab). Khan es especial porque sufre el síndrome de Asperger, lo que no le impide tener habilidades mecánicas que permiten ayudar económicamente al sostenimiento de la familia. Siendo adulto, y tras la muerte de su madre, Rizwan (Shah Rukh Khan) emigra a San Francisco (EE.UU.), donde reside su hermano. En la ciudad norteamericana encontrará a dos mujeres fundamentales: su cuñada, una psicóloga que le diagnosticará su enfermedad y le ayudará a controlarla; y Mandira (Kajul), una madre soltera hindú de la que se enamora y con quien se casará. Pero la relación no será fácil, dos religiones distintas, dos concepciones de la vida diferente, y por medio los atentados del 11-S en Nueva York, convirtiendo a todo musulmán en sospechoso terrorista.

Lo dicho, si los jóvenes entran en la película, sáquenle provecho.

 

ALGUNAS PISTAS DE TRABAJO

  • ¿Te ha gustado o no la película? ¿Ha conseguido emocionarte y hacerte reflexionar?
  • ¿Qué crees que es lo más interesante y el mensaje principal del relato?
  • ¿Qué es lo que más te ha gustado de la historia? ¿Qué es lo que más te ha hecho reflexionar? ¿Y lo más original?
  • Quizá la parte más interesante y menos desarrollada de la película sea la infancia y juventud de Khan. Analiza el papel de la madre como protectora y transmisora de valores.
  • ¿Conoces los principios básicos de las otras religiones monoteístas y de tronco común al cristianismo como el islam o el judaísmo? ¿Y religiones orientales como el hinduismo, el budismo o el sintoísmo?
  • ¿Has tenido alguna experiencia de convivencia real con personas de otras religiones?
  • El papa Francisco ha repetido en diversas ocasiones y foros la necesidad del diálogo interreligioso y el ecumenismo. ¿Sabes lo que significa eso? ¿Lo has puesto en práctica?
  • Discute en grupo y consensua algunas prácticas ecuménicas que podéis llevar a la práctica con tu grupo o comunidad.

 

Otras recomendaciones

La banda nos visita (2007), dirigida por el israelí Eran Kolirin, es la divertida historia de una modesta banda de música de la policía egipcia que se pierde en el desierto y termina en una pequeña y aislada localidad de Israel. Contrario a lo esperado, serán acogidos de forma amistosa, sin que por ello surjan malentendidos y desencuentros, siempre superados por el humor y el amor.

La fuente de las mujeres (2011), entrañable fábula dirigida por el rumano Radu Mihaileanu, puede servirnos como acercamiento al mundo islámico desde la mirada femenina y observar que el islamismo no es tan monolítico ni tan estático como pensábamos.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

EL ÁRBOL DE ZAQUEO – David Santafé

EL ÁRBOL DE ZAQUEO – David Santafé

Estoy seguro de que os suena de algo el nombre de Zaqueo. Ya sabéis, ese publicano rico que se dedicaba a enriquecerse a costa de recaudar dinero para los romanos en tiempos de Jesús ¡Quién le iba a decir que la ocurrencia de subirse a un árbol, un sicomoro (porque...