Lurberri +, tomando voz activa en la iglesia – Iñaki Serrano

Etiquetas:

LURBERRI +, TOMANDO VOZ ACTIVA EN LA IGLESIA

Iñaki Serrano Iriarte

inakiserrano@itakaescolapios.org

¡Hola a todos/as! Me llamo Iñaki Serrano y voy a contaros qué es el proyecto que desde Pamplona llamamos Lurberri +. Lurberri + es un grupo que surge como consecuencia del Sínodo de los Jóvenes. Gracias a este proceso, los jóvenes nos percatamos de la necesidad de tomar voz activa en una Iglesia que nos aglutina a todos/as y nos quiere en salida. Así, desde el curso pasado (2019–2020) en Pamplona comenzamos esta aventura. Este es un grupo formado por jóvenes de diferentes grupos de catecumenado de Pamplona, que voluntariamente deciden participar. El objetivo de estas reuniones es aportar nuestro granito de arena a Lurberri, desde nuestra visión joven.

Nos reunimos diez personas quincenalmente, los domingos, a las 9:30 de la mañana. Durante este año hemos apostado por varios proyectos que queremos trasladar a catecumenado. En primer lugar, hablamos de la importancia de la formación y de dejarnos acompañar; por ello, hemos propuesto charlas formativas que detectamos necesarias: educación emocional, prostitución, feminismo y fe, etc., y que nos ayudan a entender el papel que como jóvenes cristianos tenemos en nuestra realidad. Por otro lado, también en nuestras reuniones han resonado con fuerza las palabras «vocación», «compromiso», «fe” y «estilo escolapio»; aglutinándolas, decidimos preparar una reunión de catecumenado con varios talleres que trataran sobre estos conceptos, desde los que queremos vivir y hacer vivir a otros/as. Además, no queríamos que quedaran reflejadas solo en un taller, por lo que vamos buscando formas de trasladarlas a nuestra rutina.

En cuanto al compromiso (que detectamos necesario en nuestro ser signo del Reino), quisimos hacer hincapié en la necesidad de actualizar nuestra experiencia de Dios a través del servicio, por lo que vamos diseñando campos de voluntariado para el verano y buscando alternativas durante el curso a los/as jóvenes que por sus estudios o trabajos no pueden vivir desde esta clave cotidianamente. También, tenemos en mente otro tipo de actividades que refuercen el sentido de comunidad: salidas al monte, asistir a la Eucaristía del sábado, cinefórum, ratos de encuentro, grupo de guitarras, etc.

Por último, también vamos echando una mano en aquello en lo que podemos intervenir y complementar de la vida escolapia; por ejemplo, desde este grupo hemos participado en la preparación de la Eucaristía del Jueves Santo, aportando nuestros talentos en la medida en que podemos, o hemos ayudado el año pasado en iniciativas como en los Círculos de Silencio que se impulsaron en Pamplona.

Arriba he expuesto algunas de las cosas que hacemos desde Lurberri +; sin embargo, no tiene sentido hablar del «qué» sin ahondar en el «por qué» y «para qué» de lo que vivimos. Decidir formar parte de un proyecto así, desde mi punto de vista, supone decir un más en mi camino como cristiano. En Lurberri + apostamos por el servicio, por la comunidad (saliendo de la comodidad de «nuestro grupo») y sabiéndonos obreros en la mies, que es mucha, sí. Queremos aportar nuestra experiencia y visión de la fe, como personas jóvenes con inquietudes, dudas, ilusiones y miedos. Queremos también crecer en disponibilidad, en anchura y acogimiento a los jóvenes de Lurberri. Además, es bonito descubrir en cada reunión cómo nos sostenemos entre unos y otros: cuando tenemos dudas de si lo que proponemos va teniendo éxito, cuando compartimos la situación de nuestros grupos y buscamos claves para ayudarnos, cuando damos nuestro tiempo «de más» para cuidar aquello que queremos contar, para cuidar la comunidad, etc.

En definitiva, para mí formar parte de este grupo me ayuda a crecer en mi compromiso desde lo que voy intuyendo que Dios quiere de y para mí. De esta forma, descubrimos que Dios nos interpela con eso de «levántate y anda» (Jn 11,43) y que tenemos la misión de ponernos en camino por ser más de lo que se nos pide en la sociedad, por descubrir(nos) que los jóvenes no tenemos por qué esperar al mañana, si podemos dar hoy lo mejor que tenemos, y para recordarnos que la forma más bonita y auténtica de seguir las huellas de Jesús es, sin duda, vivir en el amor.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

El abuelo impaciente – Josep Périch

El abuelo impaciente – Josep Périch

Eran las 8 de la mañana cuando un señor mayor de unos 80 años llegó al hospital para que le quitaran los puntos de un pulgar. Dijo que estaba apurado de tiempo y que tenía otra cita a las 9horas. Nos lo cuenta una enfermera:Le pedí que tomara asiento, sabiendo que...