La soledad en tiempos de pandemia – Vicky Basurto

La pandemia y la soledad pudiesen ir de la mano, y no siempre es algo negativo. Este artículo presenta la realidad de una joven de 17 años en torno a su perspectiva de vida, alumna del Colegio Cristobal Colón. Esperamos que su reflexión y la valentía con que afronta su realidad, ayude en tus procesos personales. Sin más, aquí sus pensamientos:

He notado que cuando se habla de la soledad, normalmente lo asociamos con algo negativo, sin embargo, hace poco leí que la soledad es una oportunidad en la que no necesitamos del otro, tú puedes ser suficiente para ti mismo; tan suficiente que puedes compartir tu soledad con toda la existencia.

Pude observar que a muchos les da miedo estar solos y es normal, una razón es que no nos atrevemos a afrontar las preguntas que verdaderamente salen de nuestro interior, nuestro verdadero yo, ideas, anhelos y deseos más profundos. Por ejemplo: ¿cuál es mi propósito en la vida? ¿de verdad soy feliz? ¿qué es lo que quiero para mi vida? ¿qué es lo que creo con respecto a la vida? En fin, mil y un preguntas como éstas pueden surgir, y a la mayoría no le gustan. Por lo general no encontramos las respuestas, y ese sentimiento de no poder completar algo es lo que más nos molesta.

Con el tiempo he aprendido a disfrutar de mi soledad, es una de las cosas que más amo, ya que puedo disfrutar de cada uno de mis pensamientos y ese sentimiento de estar conectando conmigo, es ¡HERMOSO!

Las veces que me doy el tiempo para estar conmigo me encanta observar y por supuesto pensar desde la cosa más tonta que se me pueda ocurrir hasta lo más filosófico/espiritual. Disfruto salir a mi patio, acostarme, escuchar música y solamente observar el cielo, las aves y las nubes. Durante ese tiempo mi mente fluye. Por ejemplo. Siempre que veo un ave me pregunto que se sentirá volar, ver las cosas desde otra perspectiva, otras veces hasta siento que el cielo me quiere decir algo; aquí entre nos, si me dieran un deseo pediría poder volar ¿cuál pedirías tú?

Leyendo El Principito, se me quedó grabada una frase: “no se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”. Es muy acertado lo que dice, cada vez que uno se da el tiempo de estar solo el corazón logra ver lo que los ojos no verían, este busca en su interior y logra observar lo que más anhelamos, nuestros verdaderos deseos y lo que realmente quisiéramos conocer y ser.

Quiero finalizar diciéndole a todo el que me esté leyendo que no tenga miedo de darse el tiempo para estar consigo mismo créanme que van a sacar cosas muy bonitas y podrán descubrir quiénes son, qué es lo que más les gusta, lo que más disfrutan, sus deseos más disparatados. Acuérdense que nosotros por fuera solo tenemos piel, pero cada uno de nosotros en su interior tiene un mundo lleno de cosas por descubrir.

 

  • Ig: @vickyybasurto

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Planes aplazados, sueños intactos – Miguel Jaimes

Planes aplazados, sueños intactos – Miguel Jaimes

Los jóvenes de Colombia y América latina han vivido las consecuencias de la inequidad y la falta de oportunidades en la educación y el trabajo en sistemas políticos y económicos que siguen en deuda con las nuevas generaciones.  Ellas y ellos han manifestado su...