LA PASTORAL UNIVERSITARIA SALESIANA – Mario Olmos, Sdb

Nos detenemos ahora en el trabajo que lleva adelante una institución religiosa. Hemos escogido a la Congregación Salesiana por presentar un proyecto que se inicia en la infancia y adolescencia y que da continuidad en las edades universitarias. También presentan sus desafíos y las opciones que van tomando en contacto con esta realidad de la evangelización que aparece como una de las más complejas y difíciles de nuestro tiempo en España.

por Mario Olmos, sdb
Coordinador de las Instituciones Salesianas de educación superior – IUS

1. Pastoral universitaria en la Iglesia
La pastoral universitaria, como cualquier otro campo de acción pastoral en la Iglesia, presenta una gran variedad de matices y expresiones. El mundo universitario no es unitario sino variado en sus formas, luego también “la presencia y la misión de la Iglesia en la cultura universitaria revisten formas diversas y complementarias”.
El documento Presencia de la Iglesia en la universidad y en la cultura universitaria había ya indicado como la acción pastoral de la Iglesia en la universidad comporta tanto un aspecto subjetivo – la evangelización de las personas- como un aspecto objetivo, o sea el diálogo entre la fe y las diversas disciplinas del saber (n. II, 1). La sola puesta en acción de este doble aspecto comporta ya una multiplicación de experiencias y prácticas, sobre todo al considerar los sujetos, los lugares y los tiempos concretos en que se ejerce la acción pastoral. Así, no es lo mismo hacer pastoral universitaria desde la universidad, dentro de ella o fuera de sus estructuras.
Sin embargo, si consideramos que el sujeto de la pastoral universitaria es la comunidad eclesial, las diversas acciones que ella realiza están llamadas a articularse orgánicamente, teniéndose en cuenta las unas a las otras. Recordar este principio ayuda a valorizar las diversas experiencias al interior de la Iglesia y el aporte específico que cada una de ellas realiza a la acción pastoral en el mundo universitario.
2. Pastoral juvenil Salesiana y presencia en el ámbito universitario
Si cuanto he indicado respecto a la pastoral universitaria es válido para la Iglesia en su conjunto, lo es de igual forma al interno de las diversas estructuras o comunidades que la componen, entre ellas la experiencia de pastoral universitaria que pueda ser realizada por una congregación religiosa en particular, la cual puede presentar en su interior una variedad de expresiones.
La pastoral universitaria Salesiana no puede entenderse al margen del sujeto que la realiza, del modelo pastoral que caracteriza su acción y los ámbitos en que esta se hace concreta, esto es, los Salesianos de Don Bosco, el modelo de pastoral juvenil Salesiana y las formas de presencia en el ámbito universitario.
Los Salesianos de Don Bosco son conocidos por la atención a los jóvenes, sobre todo los más necesitados, en una pluralidad de obras educativo-pastorales bien reconocidas: el oratorio, la escuela, el taller o los centros de formación profesional, las misiones, las parroquias de carácter popular. Las obras y los sectores característicos de la misión salesiana se han ampliado de acuerdo a las necesidades y las situaciones en que los jóvenes se han encontrado a través del tiempo, dando paso a una más amplia variedad de obras de atención a jóvenes en riesgo, al voluntariado, al asociacionismo, y en no menor medida a la atención a los jóvenes universitarios.
La pastoral universitaria Salesiana está determinada no solo por la comprensión y el alcance de la misión salesiana sino además por el modelo educativo-pastoral que identifica a la totalidad de las obras y sectores en que aquella se desarrolla. Este se caracteriza por una profunda e inseparable relación de la acción educativa con la acción evangelizadora. La integración del binomio educación – evangelización tiene su origen en la experiencia educativa y espiritual de Don Bosco, acuñada en su sistema preventivo, «el cual pone de manifiesto, al mismo tiempo, la riqueza humanística y el corazón esencialmente religioso del sistema, en el dinamismo del trinomio razón, religión y amor». Dicho sistema es la base del proyecto de promoción integral de la persona que se hace concreto a través de la educación, la cual hace posible que la evangelización llegue a la mente de las personas y que se traduzca en un cambio de la cultura.
La presencia Salesiana en la educación superior constituye uno de los más recientes sectores en los cuales la misión salesiana se ha hecho presente. Esta última se había centrado principalmente en la atención a los jóvenes adolescentes en los niveles de enseñanza escolar o en la formación profesional. Esta perspectiva comienza a cambiar al percibirse la necesidad de continuar acompañando a los jóvenes en un período de sus vidas en que toman las decisiones más determinantes y en prepararles para un mundo cambiante en el que la educación superior no es más el privilegio de una élite sino una exigencia para insertarse en la vida social y profesional. Este cambio de visión favorecerá el surgir de una variedad de estructuras y propuestas de acompañamiento a los jóvenes universitarios en las diversas regiones del mundo donde los salesianos estaban ya presentes a través de otras estructuras educativas.

3. La Pastoral Universitaria Salesiana
La aplicación del sistema preventivo y del modelo de pastoral juvenil al ámbito universitario no ha sido inmediata ni uniforme. La interacción entre ambos componentes ha sido el resultado de un proceso espontáneo e intuitivo en sus inicios y de una intervención orientada y sistemática por parte del gobierno de la Congregación en un segundo momento. La evolución de la presencia salesiana en este ámbito permite comprender mejor cómo se ha producido este proceso y los criterios fundamentales con que se ha desarrollado la acción pastoral en el ámbito de la universidad.
3.1 La presencia Salesiana en la educación superior
Como ya he indicado, la presencia en el mundo universitario no ha sido considerada parte de la misión Salesiana sino hasta en años recientes. Con todo la presencia en este ámbito comenzó a darse ya desde la primera mitad del siglo pasado. Así, mientras la primera institución universitaria fue fundada en el año 1938 en India (Saint Anthony College, Shillong,), el primer colegio universitario fue instituido en España en el año 1945 (Colegio Mayor Universitario San Juan Bosco, Sevilla). A partir de entonces numerosas instituciones serían fundadas, comenzando en los años 60 y con un rápido crecimiento a partir de los años 80. Al final del siglo pasado era ya evidente que la presencia de la Congregación en el nivel educativo terciario estaba experimentando un profundo cambio debido a la creación de numerosas instituciones universitarias esparcidas a lo largo del mundo. Es en este contexto que el Rector Mayor de los salesianos crea en el año 1997 un servicio de coordinación para las Instituciones Universitarias Salesianas (IUS) que luego se convertirá en un nuevo sector de animación de la pastoral juvenil Salesiana.
La Coordinación General de las IUS ha sido el motor que ha impulsado la organización de las instituciones existentes en una red mundial y ha favorecido la reflexión sobre el desarrollo de la presencia salesiana en este ámbito educativo. En efecto, aun cuando las IUS representan hoy la forma de presencia salesiana más consolidada en el mundo universitario, con más de ochenta instituciones de educación superior, no son ni el primero ni el único modo en que los Salesianos se han hecho presentes en este nivel educativo. Dicha presencia comprende tanto los colegios o residencias universitarias como la acción de numerosos salesianos que desempeñan funciones de dirección, enseñanza o investigación en universidades privadas o públicas. En los últimos años ha sido relevante el crecimiento del número de salesianos o de comunidades salesianas dedicados a atender la pastoral universitaria en el ámbito de la Iglesia local, en universidades públicas o privadas no salesianas.
El proceso de reflexión sobre la misión salesiana en las instituciones universitarias ha supuesto una ampliación de las razones por las que los Salesianos se encuentran presentes en el ámbito universitario, esto es, el paso de una valoración privilegiada de la función formativa a una mayor comprensión e integración de las funciones de investigación y servicio a la sociedad propias de la institución universitaria. De igual forma se ha tomado mayor conciencia de las implicaciones y las oportunidades que de ellas derivan para el desarrollo de la acción pastoral. Así, por ejemplo, las IUS están proyectando una mayor atención a la totalidad del mundo juvenil, sobre todo a través de la investigación y el desarrollo de iniciativas educativo-pastorales o servicios dirigidas a los jóvenes que están fuera de la estructura universitaria o a jóvenes presentes en los otros sectores educativos (la escuela, la formación profesional, etc.). Esta nueva comprensión de la misión de las IUS está favoreciendo una mayor conciencia sobre la responsabilidad de ofrecer una propuesta educativa y pastoral significativa para la totalidad de los jóvenes y las sociedades donde se encuentran ubicadas.
3.2 Opciones fundamentales de la pastoral universitaria Salesiana
La acción pastoral de los Salesianos en el ámbito universitario, como ya he indicado, se articula a partir de las grandes opciones que caracterizan el modelo de pastoral juvenil salesiana, subrayando de forma particular o aplicando en modo innovador algunas de ellas, en consonancia con la naturaleza específica de la universidad. Algunas de estas opciones son:
– El sistema preventivo: el cual no es solo metodología pedagógica, sino además un impulso pastoral que inspira la acción del educador salesiano, religioso o laico, una propuesta específica de formación integral de la persona y una espiritualidad, es decir, una forma de vida que va testimoniada y transmitida de manera viva a los jóvenes.
– La comunidad educativa pastoral (CEP): la cual es sujeto y, al mismo tiempo, objeto y ámbito de la acción educativo-pastoral, tanto en los colegios o residencias universitarias como en las instituciones de educación superior. Esta incluye a jóvenes y adultos, religiosos y laicos, y es nuestra forma de ser y de hacer experiencia de Iglesia. Se busca construir una comunidad capaz de elaborar una propuesta educativa-pastoral y de testimoniar vivamente su fe.
– El proyecto educativo-pastoral salesiano (PEPS): es la mediación histórica y el instrumento operativo que permite la acción educativo-pastoral de la CEP, al traducir la finalidad educativa-pastoral en una propuesta concreta de formación integral en respuesta a un contexto social y cultural específico.
– La animación como forma de intervención educativa: Nuestro modo de educar y evangelizar se caracteriza por la animación, que es nuestro modo característico de acompañar a las personas en su proceso de crecimiento y de interiorización, de escucha de la palabra y de descubrimiento de la persona de Jesús. “Por este motivo podemos hablar de un original acompañamiento pastoral salesiano. Acompañamos a las personas en diversos niveles, por medio del ambiente general de la CEP, los grupos, la relación y el acompañamiento personal”.
– La asistencia salesiana: que es una presencia efectiva y activa entre los jóvenes, un esfuerzo para estar donde los jóvenes viven y se encuentran. La asistencia requiere la presencia física del educador, capacidad de dar el primer paso, de acompañar hacia un crecimiento autónomo, de orientar en forma oportuna y responsable.
– El protagonismo juvenil: que se caracteriza por la centralidad de la persona del joven y su participación responsable en su proceso de formación y de crecimiento en la fe. Ello implica la promoción del asociacionismo y el compromiso eclesial y social como resultado del proceso de maduración en la fe y de la conciencia de su responsabilidad en la vida social.

– La atención a los jóvenes más necesitados y a los sectores de las clases populares: Que se convierten en sujetos de atención privilegiada de la comunidad educativo-pastoral, incluyendo a los mismos jóvenes. Se trata de favorecer una opción de los jóvenes por los mismos jóvenes.

4. Ámbitos y modalidades de la pastoral universitaria Salesiana

4.1 Pastoral universitaria en las instituciones Salesianas de educación superior (IUS)
La acción pastoral en este caso se realiza no solo en la universidad sino desde la universidad, cualificando de forma transversal cada uno de los componentes del Proyecto Institucional, esto es, los fines, la organización, el modelo de gestión, el modelo educativo, la forma en que realiza sus funciones específicas, los procesos de evaluación, etc.
El sujeto de la acción pastoral es la comunidad universitaria en su totalidad, integrada por estudiantes, profesores, personal administrativo y directivo. La comunidad universitaria está llamada a elaborar el proyecto institucional en consonancia con los valores del evangelio, según el estilo salesiano, y en respuesta a las necesidades de los jóvenes y de la sociedad. Para ello el crecimiento personal, profesional, social y de fe de cada miembro de la comunidad universitaria se tornan prioritarios. Este se realiza a través de la integración de los procesos de formación con la atención pastoral (dirección espiritual y acompañamiento personal, grupos de reflexión, celebraciones litúrgicas, sacramentos, etc.) y las experiencias de compromiso propuestas a los miembros de la comunidad (asociacionismo, voluntariado, acciones de solidaridad, etc.). Con ello se busca favorecer el crecimiento personal y la integración de la vida con la fe.
La pastoral universitaria en las IUS no es solo pastoral de las personas, sino es también pastoral de la cultura. En consonancia con cuanto expresado por Ex Corde Ecclesiae respecto a las IES católicas, estas tienen como misión fundamental la búsqueda de la verdad, la conservación y la comunicación del saber para el bien de la sociedad, procurando a través de sus funciones específicas el diálogo entre evangelio y cultura. Por ello el Proyecto Institucional debe asegurar no solo un impacto en la vida de los estudiantes que las frecuentan, sino propiciar además, desde los valores del Evangelio, una transformación de las sociedades en que se encuentran ubicadas.
El sistema preventivo y los otros componentes del modelo de pastoral juvenil salesiano se concretizan en el modelo educativo o formativo de cada IUS, el cual incluye no sólo el programa de estudios específicos sino también la amplia propuesta de actividades formativas extracurriculares, incluyendo aquellas específicamente de evangelización y de educación en la fe. Dentro de este modelo tiene un rol central el proceso de acompañamiento de los jóvenes universitarios. Dentro de él el acompañamiento espiritual y de crecimiento en la fe no es un aspecto aislado sino un elemento que se integra a los otros componentes del proceso educativo, favoreciendo la integralidad de la experiencia formativa.
4.2 Pastoral universitaria en los colegios y en las residencias universitarias
La pastoral universitaria en los colegios mayores o en las residencias universitarias animadas por los salesianos también tiene como referencia el modelo educativo pastoral salesiano. Por ello dichos centros se caracterizan por el tipo de jóvenes que los frecuentan, el ambiente de acogida y acompañamiento que brindan, la experiencia de comunidad que proponen y el proyecto formativo -humano, cristiano y profesional- que ofrecen a quienes optan por tales estructuras.
Como en el caso de las instituciones de educación superior, la pastoral universitaria es una dimensión que cualifica la propuesta de vida y el crecimiento personal, cristiano, profesional y ciudadano de cada joven universitario. Ella se integra a la totalidad de la vida del colegio o residencia, cualificando la experiencia de convivencia y de crecimiento durante los años de estudio en la universidad. El ambiente de familia, elemento característico de las obras salesianas, se convierte en un elemento central de la propuesta pastoral al favorecer el diálogo, la experiencia de vida en común, el acompañamiento personal, grupal y del ambiente como clave del crecimiento
La estructura del colegio o residencia universitaria está llamada en primer lugar a construir una verdadera comunidad educativa-pastoral, formada por los salesianos, los laicos adultos y los jóvenes universitarios que la integran. Dicha experiencia de comunidad es fundamental para favorecer los procesos de reflexión, diálogo y profundización que son requeridos para favorecer el crecimiento y la formación de los jóvenes universitarios. La comunidad educativa-pastoral es responsable de elaborar el proyecto educativo-pastoral orientado a favorecer la formación integral de los jóvenes universitarios. La programación anual, la organización, las actividades de formación y convivencia, los momentos de profundización y celebración de la fe, se enmarcan dentro de dicho proyecto elaborado y puesto en marcha por la entera comunidad del centro.
El colegio o residencia universitaria de este modo ofrece a los jóvenes que la integran no solo un alojamiento, servicio de comida y el espacio para el estudio requerido en estos años, sino sobre todo un plan formativo complementario al programa de estudios ofrecido por la universidad y en clara correspondencia con las necesidades presentes y futuras de los jóvenes.
4.3 Pastoral universitaria al servicio de la universidad y de la Iglesia
La acción pastoral en el mundo universitario por parte de los Salesianos no se limita a las estructuras bajo su responsabilidad -instituciones de educación superior, colegios o residencias universitarias- sino que se extiende a todos los ámbitos que caracterizan la estructura universitaria y la vida de los jóvenes universitarios.
De esta forma numerosos salesianos, de forma individual o en comunidades, trabajan dentro de estructuras universitarias católicas, públicas o privadas. Desempeñándose como profesores, investigadores, gestores de determinados servicios o programas y no menos importante a través de la animación de centros de pastoral o capellanías. Contribuyen de esta forma al proyecto específico de cada institución aportando su experiencia y estilo de trabajo. En estos casos es claro que cada uno de ellos actúa inspirado por los propios valores y competencias educativas y pastorales, sin embargo, lo hace respetando la naturaleza y la identidad específica -católica o laica, pública o privada- de la institución universitaria en la cual se inserta. La acción pastoral a este nivel y bajo estas distintas modalidades es válida no solo a nivel de testimonio sino además como contribución específica desde las propias competencias -pastorales, educativas y profesionales- a la formación de los jóvenes universitarios.
Muchos salesianos no solo trabajan al interior de la estructura universitaria sino también fuera de ella, ofreciendo un servicio de acompañamiento o animación de estructuras de pastoral universitaria en parroquias, capellanías externas o al servicio de la totalidad de la diócesis. En estos casos es claro que las competencias y la experiencia de los salesianos en el acompañamiento de los jóvenes se ponen al servicio del proyecto de pastoral universitaria de la Iglesia local, muchas veces en cooperación con otras comunidades religiosas, movimientos eclesiales o asociaciones de jóvenes universitarios.
Este es un sector de presencia en la pastoral universitaria que está creciendo en los últimos años y que demanda de los salesianos de una mayor preparación para acompañar a los jóvenes universitarios en espacios y ambientes menos estructurados y para integrarse a trabajar, de manera orgánica y responsable, en propuestas articuladas en colaboración con otros miembros de la comunidad eclesial.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

Los jóvenes, «cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad»[1]. Sin duda que la desembocadura de los jóvenes en la comunidad eclesial no tiene que ser el final de su anhelo de navegar y de seguir...