La Misericordia en los nuevos lenguajes juveniles – Jotallorente SDB

Etiquetas:

Desde el comienzo de la humanidad el ser humano ha creado ficciones mediante las cuales expresar sus imaginaciones interiores. Una de las características más peculiares de la inteligencia humana consiste en imaginar y construir mundos ficticios a partir de materiales tomados de la vida. Las actuales series siguen bebiendo de las fuentes de la narrativa universal, pero el soporte audiovisual, con el que llegan a nosotros, presenta características tan nuevas y poderosas que les constituyen en auténticos fenómenos de masas:
El contenido es global.
El imaginario colectivo se ha ampliado.
La serie va más allá de la narración, se introduce en el juego, el diálogo en internet, en la construcción de otros contenidos…
El fenómeno mediático de las series de televisión no tiene parangón. Nunca los relatos habían sido conocidos y seguidos al mismo tiempo por millones de personas. Nunca se había interaccionado simultáneamente imágenes tan nítidas, músicas con tantos matices sonoros, efectos especiales… con derivaciones psicológicas y sociológicas tan acusadas. No obstante, la secuenciación de una trama en diferentes capítulos, –característica esencial de series y seriales–, es inherente a los relatos y hunde sus raíces en la antigüedad. Hoy respondemos a las preguntas de siempre con relatos secuenciados en el tiempo, pero la capacidad de reflexión disminuye al disfrazarlos de entretenimiento y consumirlos uno detrás de otro si apenas espacio para el poso y la sedimentación.
Una de esas preguntas esenciales es la explicación de la propia culpa y el sentirse amado y perdonado por Dios. El mismo pueblo de Israel ha ido teniendo esa experiencia de saberse querido por Dios a pesar de sus múltiples infidelidades, y ello ha sido expresado de forma secuencial en la Biblia. La gran temporada final a toda esta serie viene expresada en Jesús de Nazaret y con el último capítulo de la resurrección que nos deja la puerta abierta a una nueva aventura en la eternidad. Tanto en el Antiguo Testamento como en la vida de Jesús vemos como esta experiencia de Dios se construye en la cotidianeidad y en el día a día, capítulo a capítulo, personaje a personaje.
Para la reflexión en el taller visionamos dos fragmentos de dos series conocidas y muy seguidas por el público juvenil: Modern family y Walking dead.
Modern Family nos cuenta la vida de tres familias relacionadas entre sí, pero diversas en cuanto a su estructura. Para el taller nos fijamos en una de ellas, la formada por los padres Claire y Phil y sus tres hijos. En el episodio que analizamos Phil tiene un conflicto con su hijo Luke. Luke no quiere ser mago, como su padre desea, y se enfrenta a él por ello. El padre trata de hacerle entrar en razón y para ello cree que lo mejor es hacer que el niño tenga experiencia de ser mago porque piensa que está equivocado. Al final el conflicto se resuelve cuando en el diálogo, el padre, descubre que el hijo no quiere ser mago porque sus amigos se ríen de él, al igual que al padre le pasaba de pequeño. Ése es el punto en el que se da el encuentro y la reconciliación por parte de ambos. En el fondo con este capítulo se nos recuerda esa cotidianeidad del pueblo de Israel, rutina en la que va descubriendo a Dios poco a poco, día a día, en un continuo ir y venir de fidelidad-culpa, siempre en la vida diaria.
Para Walking dead hemos tomado fragmentos de varios capítulos de la temporada 4 que nos narran la vida de Carol. Esta mujer, en un momento determinado, decide acabar con la vida de unos miembros del clan para evitar el contagio de una enfermedad. Cuando Rick, el jefe del clan, descubre que ha sido ella la castiga expulsándola del clan. Capítulos después Carol deberá enfrentarse a su propio destino confesando su culpa a uno de los compañeros sentimentales de una de las víctimas. Pensando lo peor le pasa su pistola para que acabe con su vida; sin embargo, éste la perdona; “lo hiciste. Lo sé. Tú lo sabes. Los dos cargaremos con ello el resto de nuestra vida; pero, sin embargo, te perdono”. Walking dead es una serie ambientada en un futuro hipotético en el que el apocalipsis zombie está acabando con toda la humanidad. Esto provoca que todas las situaciones estén al límite y la carga de violencia que la serie tiene es muy fuerte. A pesar del dolor, del sufrimiento y de un comportamiento humano llevado al extremo más extremo, Carol encuentra el perdón. Un perdón que ayuda a la víctima y que ayuda al agresor. Un perdón que puede ser experimentado en las situaciones más extremas.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos