La alternatividad del Evangelio – Xabi Sierra

Lc 13, 6-9 (La higuera estéril)

Es importante cuidar el árbol. Darle una tierra con unos valores que le hagan crecer fuerte, para poder generar así alimentos ricos. Sin embargo, una tierra con malos nutrientes genera esterilidad y muerte. También es importante ser conscientes que un árbol crece más fuerte en un bosque, rodeado de otros. Del mismo modo crece mejor cuando sirve a otros de alimento y de cobijo porque en ese servir se siente más fertilizado. En definitiva, habría que plantear qué personas son responsables de que un árbol sea estéril. Además, la higuera un árbol muy resistente, puede crecer con pocos cuidados pero aun así, la alternativa de Jesús es cuidarle.

¿Y las segundas oportunidades que nosotros damos, son reales o simplemente dejamos que pase el tiempo sin añadir ningún cuidado? En la cárcel es así. Aislamos personas durante tiempo, alejándolas de otras, incluso quitándoles el sol que necesitan para nutrirse. No les damos buenos valores de los que puedan enriquecerse y no les dejamos servir a otras. ¿Y nos planteamos si sirve o no de algo la cárcel? Luchemos por modelos educativos y de reinserción diferentes al penitenciario, pidamos por un sistema en el que las personas tengan cuidados en vez de castigos de aislamiento. Hace muchos años que ya no se castiga a los niños y niñas mirando la pared, ¿por qué lo seguimos haciendo con adultas?

En casos, aunque dudoso, de que las cárceles estén justificadas, la parábola como bien sabemos nos habla de cuidados y eso es lo que pretenden las cárceles noruegas de Halden o Bastoy. (Quizás no la mejor opción, pero sí una opción real para que la higuera pueda dar bueno higos). El sistema penitenciario noruego tiene la menor tasa de reincidencia del mundo. El sistema simplemente ofrece una comunidad en la que cada persona tiene su papel, les ofrecen un trabajo para servir al resto y tienen atención y cuidados para que esa esterilidad se convierta en fertilidad. No es perfecto, pero ofrece mayor dignidad y les permite aprender a convivir en sociedad, sintiéndose útiles.

 

En otros lugares se sigue sin abonar la tierra cuando un árbol es estéril y aún peor es el caso de los 92 países que hoy en día tienen es sus constituciones la posibilidad de cortar un árbol cuando este no da frutos.

El sistema penitenciario actual me hace preguntarme quién es la propietaria del terreno (presidencia, energéticas, bancos, multinacionales…). Quizás, entienda entonces que lo único que pretende es quitar los árboles estériles para poder aumentar su viñedo, que sí que le da fruto y riqueza. Jesús nos apela a la paciencia, antes de que se de este encuentro entre el viñador y el señor, pasan 3 años. Pues parece que los señores del viñedo español no tienen esa paciencia, seguimos sin saber castigar, siendo España el séptimo país europeo con más personas presas por habitante. ¿Es realmente su culpa o de la tierra (sistema) sin nutrientes?

Del mismo modo podríamos ver nuestras vidas, ¿somos capaces de crear esa vida tras la esterilidad? ¿Sabemos cuidar de otras y abonarlas para que no vuelvan a cometer los mismos errores o por el contrario esperamos que aquello que no nos gusta de alguna de nuestras hermanas se solucione mágicamente?

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Y eso de discernir en comunidad – Jorge Sierra

Y eso de discernir en comunidad – Jorge Sierra

Descarga el pdf del artículo RPJ nº 538 - Discernir en comunidad - Jorge Sierra Lo reconozco. A pesar de llevar años viviendo en comunidad, no se puede decir que tenga una gran experiencia en discernimiento comunitario. No en intentar discernir reunidos en comunidad,...

Por el mundo, sin miedo – Carlos Galán Moreu

Por el mundo, sin miedo – Carlos Galán Moreu

Hoy damos la palabra a Carlos Galán Moreu, CSsR. Así se presenta: «Mi nombre es Carlos y soy misionero redentorista y sacerdote. Nací en Granada hace ya 31 años. Como religioso he pasado por varias ciudades de nuestro país y del extranjero, pero ahora vivo en Valencia...