INICIATIVAS DE LUCHA CONTRA LA ISLAMOFOBIA – Mustapha Aoulad Sellam, Presidente de SAFI

El colectivo Stop a los Fenómenos Islamófobos (SAFI) empezó a forjarse a finales del año 2013, a través de un grupo de personas preocupadas por el aumento de casos de discriminación contra los ciudadanos musulmanes (o que son identificados como musulmanes) de Cataluña, del resto del España y de toda Europa, quiénes empezaron a reunirse para compartir sus observaciones y sus reflexiones sobre este aumento. En su momento teníamos claro, basándonos en los diversos informes y trabajos de investigación realizados hasta el momento a nivel europeo, que estas discriminaciones no eran más que actos y discursos islamófobos.

El grupo motor se ha ido ampliándose, hasta llegar a reunir a quince personas de manera frecuente y estable. Como colectivo informal estuvimos funcionando alrededor de tres años, durante los cuales pudimos establecer colaboraciones con algunas entidades e instituciones para llevar acabo algunos proyectos y actividades, especialmente las de investigación sobre la extensión, vigencia y crecimiento del fenómeno de la islamofobia, principalmente en la ciudad de Barcelona y alrededores, con el objetivo no solo de generar debate y reflexión colectiva sobre este fenómeno, sino, también para alertar a las autoridades y a la sociedad civil sobre la islamofobia, como un peligro que amenaza la cohesión social y la convivencia, discriminando a individuos y colectivos que, con mucha frecuencia, se les priva de la posibilidad de alcanzar una plena ciudadanía.

Hemos de señalar que en esos tiempos no había muchas entidades e iniciativas que intenten prevenir y/o combatir este fenómeno, con una excepción que sigue existiendo, y es la Unidad Contra el Fascismo y el Racismo. Esta plataforma de personas y entidades fue pionera a nivel de Cataluña, en iniciar un trabajo de lucha contra la islamofobia. Delante de este panorama, nuestro colectivo se propuso como espacio de encuentro, investigación, formación y de denuncia sobre los discursos y prácticas islamófobas, sobre todo aquellos que se dan en el territorio catalán. SAFI pretende, en definitiva, abordar las lagunas de una respuesta global a la islamofobia.  

Unos años más tarde el colectivo (SAFI) se consolida gracias al esfuerzo de varias personas que comparten la preocupación frente al aumento del fenómeno de la islamofobia, y también el compromiso de luchar contra ello desde la perspectiva de SAFI. En paralelo, crece la necesidad de dotarnos de un órgano / organización propia que estructure y ordene el trabajo que se estaba realizando hasta el momento y las acciones propuestas para llevar a cabo en el futuro próximo. A mediados del 2016 nos convertimos definitivamente en asociación inscrita y reconocida por el Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña.

Durante todo este tiempo, íbamos recogiendo mucha información sobre el fenómeno, sus manifestaciones y sobre las victimas que lo sufren. En primer lugar, hay que señalar que la islamofobia está presente en todos los ámbitos de la vida cotidiana de la sociedad catalana, en unos más que en otros, algunos ejemplos de ellos son; el ámbito de la seguridad, educación, espacio público (incluido el transporte público) y los medios de comunicación. En segundo lugar, es indiscutible que las mujeres musulmanas (o identificadas como musulmanas) son el perfil que más sufre las consecuencias de la islamofobia, especialmente las que llevan hijab, seguidas de los lugares de culto (oratorio y mezquitas), sin olvidar a los jóvenes que cada vez más están sufriendo las consecuencias de esta islamofobia creciente.

Esta dinámica tan negativa, nos obligó a pensar en diversas acciones para contrarrestar los efectos de estas discriminaciones, que muchas veces son una vulneración de derechos civiles de la población musulmana de nuestro país.

La ultima y más reciente, es el curso de formación sobre el islam y la islamofobia a la ciudad de Barcelona, que hemos ofrecido a lo largo de los últimos meses, y que seguiremos ofreciendo por mucho tiempo, porque se ha considerado en las evaluaciones que han hecho los participantes en el mismo, que es un curso necesario para muchos profesionales, especialmente los y las del mundo educativo y de los servicios sociales. El curso se titula; El islam y los musulmanes a Barcelona; por una ciudad sin odio. Tenía y tiene la voluntad de exponer toda la información, material, herramientas y experiencia que el equipo de SAFI ha podido acumular gracias al trabajo realizado durante años.

Este curso está dirigido principalmente a los profesionales que trabajan en el sector de la educación y los de servicios sociales, pero sin excluir a otros perfiles, incluidas las personas que trabajan en las entidades del tercer sector, atendiendo a la ciudadanía en general. En la realización de las diferentes ediciones del curso, pudimos acoger a una multitud de perfiles; psicólogos, asesores jurídicos, trabajadores sociales, maestros etc, lo cual nos satisface mucho, pero también nos obligaba a adaptarnos a los contextos de cada grupo, y muchas veces a los subgrupos que se daban entre los participantes de algunas ediciones del curso. El curso contaba con sesiones teórico-prácticas en el aula y unas visitas a centros de culto islámicos del territorio en cuestión.

Los objetivos del curso son diversos, a modo de destacar algunos, citamos los siguientes:

A. Facilitar una información rigorosa sobre el islam, las personas (jóvenes, mujeres…) y comunidades islámicas.

B. Exponer el marco legal, tanto internacional, nacional autonómico como municipal, que da cobertura al derecho a la libertad religiosa y su ejercicio.

C. Dar a conocer la islamofobia, conceptualmente, su evolución a nivel europeo, sus manifestaciones, los ámbitos donde se dan más casos y las victimas más afectadas.

D. Proponer herramientas para prevenir la islamofobia y para combatir sus efectos.

En la valoración del curso hecha por los participantes, hemos notado que una mayoría muy grande han expresado su gran satisfacción de haber recibido esta formación, mostrando así, que han podido llegar a los objetivos planteados del curso, y que les será muy útil en el desarrollo de sus funciones en el ámbito profesional. Para nosotros, esto es el fruto de un esfuerzo considerable, invertido para generar una buena iniciativa que responde a una necesidad detectada en nuestra sociedad, a la cual no había una respuesta hasta entonces.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

Los jóvenes, «cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad»[1]. Sin duda que la desembocadura de los jóvenes en la comunidad eclesial no tiene que ser el final de su anhelo de navegar y de seguir...