Iglesia más andamio que edificio – Juan Carlos de la Riva