Francisco invita a la aventura de la escucha – Ana Guerrero

Etiquetas: ,

Para este número de RPJ en que tratamos de contemplar al papa Francisco me preguntaba qué diría él sobre una sección como esta. «Descálzate», la tierra que pisas es sagrada, tu tierra, tu interior, tu corazón y el de cada persona es sagrado, por eso descálzate. Pero no tenía la posibilidad genial que ha tenido hace bien poco el periodista Jordi Évole de entrevistarle en persona, así que me debía conformar con lo que yo intuía a partir de sus gestos, sus palabras, sus acciones…

Sin pensarlo mucho, la sensación que me da Francisco es la de un hombre sencillo y en paz consigo mismo, tal vez porque su mirada refleja esa serenidad que nace de lo más interno, de la verdad profunda de cada ser. Y eso me hace intuir que desea e invita a cada persona a la aventura de escuchar su interior, y en esa escucha, escuchar la voz de Dios.

Pero esto podía ser mera sospecha, o mi propio deseo. Así que decidí indagar en las palabras que poco a poco nos va regalando, y que sobre todo va regalando a los jóvenes. Y así releí cartas, escuché mensajes de audio que ha ido dirigiendo a jóvenes de diferentes contextos sociales y en diferentes momentos, algunos de ellos con motivo del Sínodo de jóvenes, otros en torno a la JMJ, y otros fuera de contextos específicos juveniles.

Y con alegría descubrí que, en la mayoría de sus palabras, incluye una invitación a la escucha interior, a la escucha de Dios, como lo hicieron los diferentes protagonistas de la Palabra. Sin duda no ha sido un estudio estadístico exhaustivo, pero quizás lo suficiente para intuir que es mensaje importante de Francisco, si en tantas ocasiones lo repite, porque ya dice la Palabra: «de lo que rebosa el corazón habla la boca».

Aquí os ofrezco algunas de esas invitaciones.

«Ponerse al servicio de los demás no significa solamente estar listos para la acción, sino que también hay que ponerse en diálogo con Dios, en actitud de escucha, como lo hizo María» (Palabras a los jóvenes antes de la JMJ en Panamá, 2019).

«¿Han encontrado esta mirada, queridos jóvenes? ¿Han escuchado esta voz? ¿Han sentido este impulso a ponerse en camino? Estoy seguro de que si bien el ruido y el aturdimiento parecen reinar en el mundo, esta llamada continua a resonar en el corazón de cada uno para abrirlo a la alegría plena. ¡Escuchen ese grito que viene de lo más íntimo! También cuando adviertan, como el profeta Jeremías, la inexperiencia propia de la joven edad, Dios los estimula a ir donde Él los envía: “No les tengas miedo, que contigo estoy para salvarte” (Jer 1,8)». (Carta de Francisco a los jóvenes con motivo de la presentación del documento preparatorio de la XV asamblea general ordinaria del sínodo de los obispos).

«Ustedes mismos toman la Biblia, el Evangelio, y pueden decir: “Qué lío esto, no lo entiendo porque no tengo cultura”. Hacé la prueba, quedate tranquilo, abrí, leé y escuchá y te vas a llevar una sorpresa: la Palabra llegó. Esto es muy importante, la Palabra de Dios no solo se escucha por el oído, entra por el oído, o si la leés te entra por los ojos; sino que se escucha con el corazón. Escuchar la Palabra de Dios con corazón abierto». (Saludo de Francisco a los jóvenes de la diócesis de Viviers, Francia, tras su viaje a la diócesis argentina de La Rioja).

«Para eso es necesario estar con Él, ir a su encuentro en la oración, en la Palabra, en los sacramentos. Dedicarle tiempo, hacer silencio para oír su voz. ¿Vos sabés hacer silencio en tu corazón para escuchar la voz de Jesús? No es fácil. Probá». (Videomensaje de Francisco para el II Encuentro nacional de la juventud, Rosario, Santa Fe, Argentina, 2018).

«A mí me gusta mucho la historia de Samuel, cuando escucha la voz de Dios. La Biblia dice: “En aquella época no había costumbre de escuchar la voz de Dios. Era un pueblo desorientado”. Fue un joven quien abrió la puerta».”

Reunión presinodal de los jóvenes en el pontificio colegio internacional “María Mater Ecclesiae” marzo 2018.

«Hay fotos que son muy lindas, pero están todas trucadas, y déjenme decirles que el corazón no se puede photoshopear, porque ahí es donde se juega el amor verdadero, ahí se juega la felicidad y ahí mostrás lo que sos: ¿cómo es tu corazón? Jesús no quiere que te “maquillen” el corazón; Él te ama, así como eres y tiene un sueño para realizar con cada uno de ustedes». (Viaje apostólico a Chile y Perú, enero 2018).

Escuchar como María, escuchar la voz en medio del ruido, escuchar como Jeremías, escuchar con el corazón, estar con Él, dedicarle tiempo, abrir la puerta como Samuel, y sobre todo confiar que tu corazón es bello como es, sin maquillar, porque el corazón no se puede photoshopear.

Ojalá que la claridad de estas palabras de Francisco, que brotan sin duda de su propia experiencia agradecida, sean invitación para cada joven, para ti, a esta aventura de parar, descalzarte, dedicarte tiempo, dedicarLE tiempo, para poder escucharTE, escuharLE, en lo más profundo, en lo más tuyo, en TI.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos