Experiencia cristiana, experiencia de Iglesia – Enrique

¡Hola a todos/as! Tengo 20 años, estudio enfermería y me han invitado a pasarme por aquí para hablaros de mi experiencia en la Iglesia.  

Supongo que, alguna vez, habéis oído la famosa frase “se puede creer en Dios, pero no en la Iglesia”. Ante esa afirmación debo reconocer que yo no puedo hacerlo, os explico por qué.  

– Porque cuando mi fe vacila y no veo a Dios actuar en mi vida, el testimonio de otros hermanos, ya sean jóvenes o mayores, acerca de las obras que Dios está haciendo en ellos me ayuda a ver que el Señor sigue actuando, a recordar todas las cosas que ha hecho en mi vida y a reconocer que, aunque no lo vea, está siendo bueno conmigo.  

– Porque en la Iglesia puedo contar con hermanos que con su incesante oración van a pedir por mí. Y no lo hacen para que se cumpla lo que yo quiero en mi vida sino para que se haga la voluntad de Dios y que yo sepa aceptarla. 

– Porque en la liturgia de la Iglesia puedo encontrarme con el Señor de una manera viva. En medio de estos tiempos convulsos y cambiantes, en la Iglesia encuentro la estabilidad que necesito porque recibo el Espíritu Santo que me da la tranquilidad, la fe y la esperanza que viene del Señor.  

Es un regalo poder estar en la Iglesia y yo, como joven, me veo en la obligación de poder mostrar este regalo a muchos más jóvenes. A veces me dicen que la Iglesia es solo para personas “buenas” y yo les digo: “¡Qué va! Si en la Iglesia estamos los malos, los enfermos, los que necesitamos”. Porque como nos dijo Jesús: “No necesitan médicos los sanos sino los enfermos”.  

Vivimos en un tiempo de Pascua, de constante paso del Señor así que ¡ánimo, no vivas la fe solo! En la Iglesia, mediante la gracia del Espíritu Santo, podrás vivirla plenamente. Y cuando lo descubras, si no lo has descubierto ya, NO TE LO CALLES y anúncialo, EVANGELIZA porque tenemos un gran tesoro, sabemos que Cristo ha Resucitado y viene con nosotros. 

@henry_mdm