EVANGELIZAR EN UNA ESCUELA DEPORTIVA – Juventud Obrera Cristiana (JOC)

Etiquetas: ,

La Juventud Obrera Cristiana de Córdoba está impulsando varias escuelas deportivas, entre las que está Judeval. Su equipo de educadores nos presenta aquí cuál es la motivación y la misión de estas escuelas.

Os presentamos la Escuela Deportiva Judeval (JUventud DEportiva de VALdeolleros). Somos una realidad impulsada por la JOC de Córdoba, organizada por militantes jocistas para el desarrollo de los jóvenes del barrio. Anualmente pueden participar en torno a unos 50-60 jóvenes en la escuela y llevamos funcionando más de 25 años en Valdeolleros, un barrio de Córdoba. La escuela se va regenerando con los propios jóvenes que al terminar su etapa como jugadores en la escuela y después de un proceso de acompañamiento muy cuidado por parte de los militantes, deciden devolver como entrenadores la experiencia vivida como jugadores a otra generación de jóvenes dentro de la escuela.

¿En qué consisten las escuelas deportivas?

Una escuela deportiva es una entidad que se dedica al desarrollo físico y psíquico de los jóvenes a través del deporte. Puesto que es una escuela, tiene una posibilidad amplia de educar a través del deporte a los jóvenes en valores positivos y colectivos que rompan con el modelo de sociedad actual. Además de ayudar a que los jóvenes desarrollen habilidades sociales adecuadas, practiquen relaciones afectivas sanas, se sientan queridos, respetados, experimenten el trabajar el equipo…

¿Por qué el deporte como elemento de transformación y educación?

Creemos que es interesante acercarnos a los jóvenes a través del deporte, ya que es una actividad muy común entre la población joven debido a que la mayoría de ellos practican o les gusta algún deporte. Por lo que podemos decir que es uno de los principales puntos de encuentro con los jóvenes de los distintos barrios de la ciudad y con ello de los jóvenes de la clase obrera.

¿A qué tipo de jóvenes van dirigidas?

Aunque no exclusivamente, las Escuelas Deportivas van dirigidas principalmente hacia los jóvenes que menos oportunidades tienen: jóvenes entre 12 y 18 años del barrio de familias obreras, es decir, los/as jóvenes más machacados o, como diría Jesús de Nazaret, a «los últimos». Porque son ellos/as quienes a través de su propia experiencia pueden cambiar su propia historia y ser levadura en la masa con otros jóvenes, puesto que nuestro objetivo no es solo ofrecer una vivencia alternativa del deporte, sino que, a través del deporte, acercarles la figura de Jesús e ir creando militantes de la vida a través de él. «Así los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos» (Mt 20,16).

¿Qué valores transmiten?

Los valores que intentamos transmitir a través de nuestra escuela deportiva son principalmente:

  • La deportividad. Estas escuelas no están hechas para la persona que busque ganar a toda costa, sino que lo importante en el deporte es divertirse y pasarlo lo mejor que se pueda con tus amigos y amigas. Lo importante es romper con la competitividad en la que nos educa el sistema y fomentar esta manera alternativa de sentir el deporte. Las personas jóvenes ya estamos muy influidas constantemente en otros ámbitos de nuestra vida por la competitividad, hagamos del deporte un espacio de encuentro, amistad y ocio sano.
  • La colectividad. En la sociedad actual las personas estamos siendo machacadas continuamente para ser individualistas, el hecho de desarrollarse como colectivo, como equipo todos juntos es algo que muchos jóvenes no entienden pero que agradecen y también les da otra manera de ver las cosas, siendo el equipo, tanto compañeros como entrenadores, parte de su vida donde sentirse acompañados y valorados como personas.
  • La acción. Hay que adaptarla a las necesidades del grupo y se va trabajando progresivamente. 1) Desarrollo personal y actitudes: preguntamos por su casa, por su vida, estudios, etc. Y vamos acompañándoles, cuestionándoles… En definitiva, se lleva a cabo un acompañamiento integral del joven. 2) Concienciación: les ayudamos a que se descubran como personas obreras y vayan identificando los problemas en casa, en el colegio, en los barrios… de dónde vienen estos problemas y qué pueden aportar ellos para solucionarlos. Como se ha dicho antes, todo ello es un proceso de manera progresiva, respetando y cuidando las circunstancias de cada joven teniendo en cuenta que durante dicho proceso en la escuela deportiva se les motiva y propone que participen en campamentos, encuentros… que la JOC dinamiza, para que más adelante, se les propongan conocer con mayor profundidad la JOC, iniciándose en esta u ofreciéndoles otros colectivos.

¿Cómo evangelizar a través del deporte?

Los militantes de la JOC que participamos en las escuelas deportivas nos acercamos a los jóvenes a través de uno de sus intereses, el deporte, y a partir de ahí transmitimos el mensaje de la JOC, que es hacer posible el Reino de Dios aquí y ahora. En Judeval, los entrenadores somos militantes de la JOC y como tales tenemos el propósito de llevar el mensaje del Reino de Dios allá donde vamos; por ello, los entrenadores somos referencia para los chavales que participan. En la escuela adaptamos los valores del Reino al mundo deportivo, esto que parece algo complicado no es para nada difícil. A través de reuniones y mediante la oración descubrimos el Reino en estos chavales, en ayudar a levantarse a un rival del suelo, ganando o perdiendo, tener la actitud de disfrutar el partido, en animar a un compañero cuando comete algún error, o simplemente dedicando un gol a alguna persona especial para ellos, son gestos en los que se descubre el Reino, gestos que durante la educación de estos chavales hay que tener presentes y valorarlos mucho. Otra cosa importante para evangelizar es que los entrenadores no tengamos miedo a mostrar quiénes somos: somos creyentes y día a día somos ejemplo de gestos y actitudes que nos configuran como cristianos y todo eso se lo transmitimos al resto de jóvenes de la escuela.

¿La Escuela es accesible para cualquier joven?

Sin duda, la escuela está abierta para cualquier joven que quiera participar de esta experiencia. Judeval se sustenta gracias a subvenciones del Instituto Municipal de Deportes de Córdoba, aunque se supone que parte de la subvención va destinada a pagar al monitor deportivo responsable de la entidad, nosotros renunciamos a ese dinero. El primer motivo es que nuestra militancia no se convierta en un trabajo y el segundo es conseguir no cobrarles nada a los jóvenes que participan en la escuela. El dinero se emplea en seguros, en el pago de la inscripción a la liga…

Desde aquí nos gustaría animaros a encontrar a los jóvenes en el deporte ya que tenemos varias experiencias geniales aquí en Córdoba en los barrios de Valdeolleros y Margaritas y un proyecto que está comenzando en Badajoz. «Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18,20).

Por último, a modo de valoración, creemos que Judeval ha ido cumpliendo sus objetivos año a año, cuidando un acompañamiento personal y colectivo en la medida que está dando respuesta a los jóvenes del barrio, durante estos 25 años en la que han participado alrededor de 1300 jóvenes. Ante la falta de estructuras que se dediquen a fomentar este tipo de experiencias deportivas «alternativas», la de la escuela deportiva Judeval está jugando un papel modesto pero a la vez importante tanto social como pastoral en el barrio. Y, sin duda, creemos que ante la evitación, negación e incluso indiferencia por parte de los jóvenes con la Iglesia, la JOC, a través de Judeval, es capaz de llegar a ellos y hacerles descubrir un Dios más cercano, cotidiano, que nos quiere y nos valora.

Vídeos de distintas acciones que ha dinamizado la JOC a través del deporte: https://www.youtube.com/watch?v=RyGYYekhPpU https://www.youtube.com/watch?v=0Itiek7gMjw

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»— preguntaron los sacerdotes y ancianos del pueblo a Jesús. Y es que estaban sorprendidos de la vida y la fuerza que generaban sus palabras. Tantos años en que ellos, maestros de la ley, cuidadores...