Entrevista a Juan Carlos Prieto – David Santa Fe.

Etiquetas: ,

Nací en Cantalapiedra, un pueblo de Salamanca, límite de provincia con otras tres. No sé si eso me ha condicionado para ser un poco ecléctico. Estudié con los pasionistas durante muchos años, con ellos crecí como familia: vida, pasión y espiritualidad buscando dar sentido al dolor de tanta gente que sufre y lo pasa mal. Idas y venidas de un lugar a otro. Tal vez eso me ha influido para ser una persona inquieta y buscadora. Con una clara opción por aquellos que peor lo pasan he estado trabajando con menores tutelados y actualmente estoy realizándome profesionalmente apoyando en vivienda a personas con discapacidad intelectual. Estoy aprendiendo mucho y desarrollando, junto con el resto del equipo, una sensibilidad especial a la hora de interactuar con personas con discapacidad. Un regalo de la Vida y de Dios.

Juan Carlos, cuéntanos un poco tu historia, tus orígenes…

Mi historia musical comienza antes de nacer. Supongo que los gustos musicales de mi familia y, en concreto, de mis hermanos determinaron mi afición por la música. A los trece años alguien me enseña los primeros acordes y de ahí en adelante aprendo de forma autodidacta. Nuevos acordes, ritmos, melodías… Con el paso de los años voy componiendo algunas canciones, pero como soy un poco tímido me las guardo para mí hasta que me atrevo a compartirlas con la gente de mayor confianza. Son ellos los que me animan a mostrarlas a otras personas. De ahí surgen las primeras maquetas al calor del hogar. Más tarde, cuando las canciones han ido madurando tengo el deseo de hacer un disco y dentro de la filosofía de «El precio lo pones tú» nace «Para que no habite el olvido». Con él pudimos colaborar económicamente con el IDAI, un centro de personas con discapacidad en La Paz (Bolivia) que llevan los pasionistas. Años más tarde, como una revisión médica, llega «Radiografías». En esta ocasión colaboramos con PROCLADE en construir unas escuelas en Honduras. Hoy sigo componiendo para el siguiente proyecto musical.

¿Qué música haces? ¿Cuáles son tus influencias musicales? ¿Y las influencias humanas?

No me gusta encuadrarme en un estilo concreto, pero, como tendemos a clasificar todo, podemos decir que hago canción de autor.

Mis influencias musicales son múltiples. Escucho música ambiental, electrónica, un poco de rock, bastante música nacional e internacional y todo lo que el azar me permite descubrir. No estoy muy atento a lo que se cuece en el mercado musical, no me atrae, aunque de vez en cuando descubro cantantes o grupos interesantes: Love of Lesbian, Izal, Salvador Sobral, Ludovico Einaudi… Siempre es un placer escuchar la calidez de Jorge Drexler.

Las influencias humanas me llegan como los rayos de sol, cuando menos me lo espero. Me alimento de textos, vivencias, oraciones, silencios y sorpresas que la vida me va regalado a través de personas con las que convivo o que conozco en el camino.

¿Qué quieres expresar con tu música?

Muchas de las cosas que me pasan van dejando huella de una u otra manera. Pongo música a mis vivencias personales, a mi experiencia de Dios, intento mostrar una dimensión social reflejando situaciones de algunas personas que lo pasan mal o realidades que me duelen. Un tema instrumental aparece en cada disco. Creo que la belleza de la música ayuda a serenar el alma y el corazón.

¿Andas muy liado con conciertos? ¿Cómo son? ¿Cómo reacciona el público? ¿Cuáles son vuestros conciertos para esta primavera?

Hay temporadas que surgen más conciertos, otras que menos. Los que no nos dedicamos profesionalmente a la música tenemos conciertos cuando nos llaman. Estoy en modo disponible para cuando haga falta. Sobre el tipo de conciertos soy bastante versátil. Lo mismo puedo hacer un concierto en un centro cultural, un bar, una parroquia, una asociación o colegios como hacer conciertos-oración en aquellos sitios que quieren ese tipo de formato. Me suelo adaptar a lo que la gente pueda necesitar. En otras ocasiones hemos fusionado poesía, cuentos y canciones. Un gusto siempre colaborar con alguien. También con Efectos Secundarios (el coro de mi parroquia) hacemos algún concierto como grupo. La reacción del público es de lo más diversa, generalmente positiva, aunque personalmente echo en falta que, al acabar un concierto, alguna persona venga a sugerirme lo que se puede cambiar para mejorar. Cuando me dicen que les ha gustado, lo agradezco, pero también me gustan las «críticas constructivas» para crecer.

Para los próximos meses hay varias cosas en el aire. Aún nada concreto. Tal vez algo por Cáceres. También le he propuesto a un amigo que hace arte dramático fusionar ambos estilos. Tengo en mente un proyecto en el que me gustaría unir relatos cortos y canciones, pero de momentos es una idea sin fraguar.

¿De cara al futuro qué? ¿Con qué nos vas a sorprender?

De cara al futuro-presente estoy intentado que las canciones que compongo sean más dinámicas, con un mensaje más positivo y constructivo, desde una espiritualidad plural y a la vez profunda. Un posible nombre del siguiente disco es «Geometría de ilusiones». Ahora estoy preparando una exposición de fotografías titulada «Detalles» así que durante un tiempo estaré centrado en ella.

¿Qué es lo que me ha llevado a grabar discos?

Desde el principio he tenido claro que la capacidad de componer y crear música en mi vida es un don, un regalo que debe ser devuelto y ha de repercutir en otros. Guardarla es un acto sin sentido. Si las canciones pueden ayudar a otros entonces tienen razón de ser, si además con lo que la gente aporta económicamente por la compra de los discos podemos contribuir en proyectos de desarrollo, entonces todo tiene una grandeza mayor. Gracias a lo que las personas ofrecen de forma libre también podemos seguir grabando discos.

Háblanos de un par de temas.

En tu pecho (del cd Para que no habite el olvido).

El texto es de Miguel de Unamuno, aunque con alguna modificación. Es una canción para esos momentos en lo que uno se siente agotado del cansancio diario y necesita un lugar donde reposar.

Código qr: Song 1.png

Punto de partida (del cd Radiografías)

Es una canción que habla de mi forma de ser, de las ambigüedades que a veces me ocurren. Todo ello lo pongo en manos de Dios que me abraza tal y como soy.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»— preguntaron los sacerdotes y ancianos del pueblo a Jesús. Y es que estaban sorprendidos de la vida y la fuerza que generaban sus palabras. Tantos años en que ellos, maestros de la ley, cuidadores...