ELECCIÓN – Mª Ángeles López Romero

Etiquetas: ,

Pocas veces los medios de comunicación se hacen eco de una buena noticia unánimemente reconocida como tal. Menos aún si su efecto es de escala planetaria y su consecución auténticamente histórica. Ocurre, muy pocas veces, sí, pero a veces pasa. El 12 de diciembre de 2015 tuvo lugar en París uno de esos momentos únicos. Todos los países del mundo a excepción de Siria y Nicaragua acordaban tomar medidas para salvar el planeta. Suscribían un compromiso. Y lo hacían sin una recompensa inmediata porque sus positivas consecuencias serían disfrutadas por las generaciones venideras.

Detrás del acuerdo estaban, no hay duda, pequeños y grandes gestos: la alerta unánime del mundo científico, el compromiso de tantos colectivos ecologistas y documentos tan significativos y de tan importante impacto global como la encíclica del papa Francisco Laudato si.

Dieciocho meses y veinte días después de aquel momento glorioso, el hoy presidente de los Estados Unidos Donald Trump decidía sacar a su país, la aún primera potencia mundial, de aquel histórico acuerdo. Y detrás de su decisión egoísta, imprudente y suicida también hay mucho otros elementos. Entre ellos, muchos votos que lo han aupado a la Casa Blanca. Pero también muchas deserciones, muchos silencios, muchas abstenciones.

Los jóvenes norteamericanos salieron a la calle en grandes manifestaciones para protestar por la elección de Trump como presidente. Pero ¿cuántos de ellos se habían quedado en su casa el día de las votaciones dejando a otros la responsabilidad de elegir mandatario? Tanto en nuestra dimensión ciudadana como creyente, no deberíamos olvidar que ser ecologista es mucho más que reciclar el vidrio o dar gracias por la bendita naturaleza. Que cuidar el planeta y cuantos lo habitamos implica tener presente cada día y en cada decisión que todos y todo (no solo unos pocos, no solo nosotros) formamos parte del sagrado plan de Dios.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

Los jóvenes, «cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad»[1]. Sin duda que la desembocadura de los jóvenes en la comunidad eclesial no tiene que ser el final de su anhelo de navegar y de seguir...