EL BUEN MAESTRO – José Mª González Ochoa

Etiquetas: ,

El cine suele ser un buen termómetro para ver las preocupaciones sociales de un país. Por ello llama la atención y despierta envidia observar cómo la filmografía francesa de las últimas décadas está llena de excelentes películas que ponen el foco sobre el tema y se desarrollan en las aulas. Envidia sana ver títulos imprescindibles rodados en las aulas del país vecino –Adiós muchachos, Cero en conducta, Hoy empieza todo, Ser y tener, La clase– frente a la ausencia de obras consistentes en nuestro país. La conclusión la dejo para el lector inteligente.

Si en el pasado número (RPJ 532) escribíamos sobre El taller de escritura, también con temática educacional, hoy traemos a nuestras páginas El buen maestro, cuyo título nos da pistas claras sobre lo que podemos encontrarnos. Obra sencilla y sincera, no pasará a la historia de la cinematografía por su previsibilidad y arquetípica creación de personajes, pero su convencionalidad permite un didactismo muy comprensible y un mensaje que aspira a llegar a un público mayoritario. Si bien en España ha pasado bastante desapercibida, en Francia ha sido éxito de taquilla.

El buen maestro nos narra la historia de un profesor de literatura acostumbrado a lidiar con un alumnado motivado y de alta clase social en el centro de París, que por cierta arrogancia y soberbia se ve de la noche a la mañana dando clases en un instituto suburbial ante adolescentes marginales. De repente, sus métodos no valen y sus ideas sobre la educación y la didáctica deben transformarse si quiere ganarse a sus nuevos aprendices.

Lo más destacable de la propuesta debutante del director Olivier Ayache–Vidal es su intención ética y su llamada a la reflexión sobre un sistema educativo que segrega y margina desde su propia estructura, que demanda una urgente transformación que nunca llega. Porque es la propia administración educativa la que mantienen un estatus quo social, en el que las clases más privilegiadas se sitúan al margen del deterioro, mientras los más desfavorecidos asumen con resignación o abulia su situación y la mayoría prefiere ignorar y no actuar.

Subrayar también el trabajo de Denis Podalydès, protagonista del film interpretando a Francoise Foucoult, el buen maestro del título. Su cara de acelga y su bonhomía conmueven y encajan bien con el juego de miradas, el tono de comedia y la fina ironía que en ocasiones aporta genio a la ya señalada previsibilidad. Y lo dicho, admirable que los vecinos franceses muestren su preocupación por el sistema educativo de forma continuada y brillante a través de un puñado de buenas películas.

 

FICHA TÉCNICA

Título original: Les grands esprits

País: Francia
Año: 2017

Duración: 106 min.
Director:  Olivier Ayache–Vidal
Guion: Olivier Ayache–Vidal
Música original: Martin Caraux
Fotografía: David Cailley

Montaje: Alexis Mallard

Vestuario: Julie Brones

Diseño de producción: Arnaud Tournaire

Producción: Thomas Verhaeghe, Alain Benguigui

Reparto: Denis Podalydès (Francoise Foucoult); Léa Drucker (Caroline); Pauline Huruguen (Chloé); Abdoulaye Diallo (Seydou); Tabono Tandia (Maya); Zineb Triki (Agathe)

 

ALGUNAS PISTAS DE TRABAJO

  • ¿Te ha gustado o no la película? ¿Ha conseguido emocionarte y hacerte reflexionar?
  • ¿Qué crees que es lo más interesante y el mensaje principal del relato?
  • ¿Qué es lo que más te ha gustado de la historia? ¿Qué es lo que más te ha hecho reflexionar? ¿Y lo más original?
  • ¿Qué temas has encontrado en la película que te han sugerido ideas para la reflexión?
  • ¿Crees que existen profesores como el protagonista? ¿Tú te has encontrado alguno así? ¿Te han ayudado? ¿Cómo los recuerdas?
  • La película muestra algunos retazos de la vida cotidiana del profesorado. ¿Te has parado a pensar cómo era el día a día escolar de tus profesores?
  • ¿Crees que los profesores deben adaptarse a las circunstancias de sus alumnados? ¿Pueden hacerlo sin rebajar la calidad educativa?
  • ¿Crees que hay un tipo de educación diferente según las circunstancias sociales y entornos socioeducativos?

 

Otras recomendaciones

  • La clase (2008), película de estilo documental, en donde la realidad y la ficción se confunden, dirigida por el francés Laurente Cantet. Narra un año escolar, en un aula del instituto Françoise Dolto, centro situado en la más dura y multirracial periferia de Paris. Un microcosmos que refleja la realidad de una sociedad europea multicultural, enfrentada en numerosas ocasiones y que reproduce estereotipos y conflictos latentes. Junto a ellos, un profesor con un profundo sentido de la ética y modernos métodos educativos, que sin embargo no le garantizan el éxito frente a sus alumnos. La clase puede ser vista como el reverso de El buen maestro, frente a un cine de buenas intenciones y realidad suave, un cine militante y visceral, realizado sin medias tintas. Ambas películas son complementarias, el espectador elige.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

MÁS LEJOS, SIEMPRE MÁS LEJOS – Pablo Santamaría

Los jóvenes, «cuando se entusiasman por una vida comunitaria, son capaces de grandes sacrificios por los demás y por la comunidad»[1]. Sin duda que la desembocadura de los jóvenes en la comunidad eclesial no tiene que ser el final de su anhelo de navegar y de seguir...