EDITORIAL 512: DE LAS CAPILLAS A LOS HOSPITALES DE CAMPAÑA – Carles Such

Etiquetas: , ,

Y si no, que se lo digan a esos pocos cristianos -héroes anónimos- que cada día intentan vivir, expresar, compartir y testimoniar su fe en Jesucristo en medio de una Universidad, que ha ganado en ruido global pero ha perdido en ‘univérsitas’. Jugando con las palabras, más que universidad deberíamos hablar de ‘globalidad’ (la globalidad complutense, la globalidad autónoma,…), pues ya no preside el respeto por el saber, la diversidad cultural y el afán de búsqueda de la verdad cuanto una panfletaria pantomima de rebeldía adolescente que confunde libertad con el ‘derecho de expresión’ para mofarse de todo, la memoria con el resentimiento, el diálogo con el monólogo (más propio del club de la comedia) y la búsqueda plural de lo bueno, verdadero y bello con la negación reiterada de la transcendencia y la espiritualidad en beneficio del desnudo corporal e ideológico con eslóganes baratos.

Dicho lo dicho, sin ira pero con contundencia, el ágora universitaria, devenida en patio de recreo, es un lugar de Dios y para Dios. En ningún momento de la historia del cristianismo, el ambiente hostil fue impedimento para el anuncio del evangelio, herederos de aquel chaval, David, que hizo de su Dios bandera y enseña contra el gran Goliat, la Iglesia percibiéndose empequeñecida en estos ambientes, se siente espoleada a mostrar con más autenticidad la bondad del anuncio del Dios de Jesucristo, del Dios de la Misericordia. Cuando el ambiente se torna hosco y difícil, emerge la necesidad de ser más radical, volver a lo nuclear y esencial de nuestra fe y mostrar en el día a día de la convivencia que “la alegría del evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús” (EG 1). Y desde esta clave lee la realidad la pastoral universitaria en España.
En este nuevo número de RPJ nos adentramos en este ámbito inhóspito para la evangelización pero apasionante, de la cultura y la Universidad, donde se cuajan el futuro de nuestras sociedades y donde sería una imprudencia tremenda abandonar y desaparecer. El evangelio y Jesucristo han de tomar la mochila y volver a clase, poblar las cafeterías universitarias y compartir los espacios de recreo de las facultades. Y sobre todo, que siga habiendo personas que con su manera de dialogar desde su fe con la cultura y la ciencia se hagan atrayentes y susciten el interrogante. Una tarea preciosa, insustituible y que requiere de personas que ‘hayan hecho experiencia de Dios’, con capacidad para estar en los lugares de urgencia y crítica, capaces de montar un hospital de campaña más que de regentar una capilla. No es tiempo para los baluartes ni las fortalezas, sino para la precariedad de la tienda de campaña. ¿Qué pasaría si en vez de demandar un espacio para el culto se pidiese permiso para montar una carpa una vez a la semana? La dinámica de la encarnación está pidiendo nuevas formas, estilos y, sobre todo, nuevas estructuras donde el joven de hoy se sienta cómodo o, al menos, interrogado. Y la mejor presencia es la personal.
Esperamos que las reflexiones y la praxis que aparecen en esta nueva revista sirvan para animar y alimentar a los que lo tienen claro, esperanzar a los desanimados y suscitar el deseo de la misión a los que han tirado la toalla. Vivir la misión ‘como ovejas en medio de lobos’ es más que una frase oportuna. “Ánimo, no tengáis miedo, pues yo he vencido al mundo”.

Sin duda, la pastoral universitaria, la evangelización de la realidad universitaria que está intrínsecamente unida a la evangelización de la cultura (aunque no la termina), es hoy la más urgente y complicada labor de la Iglesia.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Y eso de discernir en comunidad – Jorge Sierra

Y eso de discernir en comunidad – Jorge Sierra

Descarga el pdf del artículo RPJ nº 538 - Discernir en comunidad - Jorge Sierra Lo reconozco. A pesar de llevar años viviendo en comunidad, no se puede decir que tenga una gran experiencia en discernimiento comunitario. No en intentar discernir reunidos en comunidad,...

Por el mundo, sin miedo – Carlos Galán Moreu

Por el mundo, sin miedo – Carlos Galán Moreu

Hoy damos la palabra a Carlos Galán Moreu, CSsR. Así se presenta: «Mi nombre es Carlos y soy misionero redentorista y sacerdote. Nací en Granada hace ya 31 años. Como religioso he pasado por varias ciudades de nuestro país y del extranjero, pero ahora vivo en Valencia...