Domingo 30 B, Levántate, Jesús te llama – Iñaki Otano

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo (el hijo de Timeo) estaba sentado al borde del camino pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: “Hijo de David, ten compasión de mí”. Jesús se detuvo y dijo: “Llamadlo”. Llamaron al ciego diciéndole: “Ánimo, levántate, que te llama”. Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Jesús le dijo: “¿Qué quieres que haga por ti?”. El ciego le contestó: “Maestro, que pueda ver”. Jesús le dijo: “Anda, tu fe te ha curado”. Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino. (Mc 10, 46-52).

 

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Anillo del profesor – Josep Périch

Anillo del profesor – Josep Périch

Un alumno se dirigió a su profesor:  -Me siento tan poca cosa… Dicen que no sirvo para nada, que no hago nada bien, que soy tonto y muy idiota. ¿Qué puedo hacer para que me valoren más? El profesor, sin mirarlo, le dijo: -Lo siento, ahora no puedo ayudarte. Primero...