domingo 22A: Responsables de todos – Juan Carlos de la Riva

Lectura de la profecía de Ezequiel (33,7-9):

Así dice el Señor: «A ti, hijo de Adán, te he puesto de atalaya en la casa de Israel; cuando escuches palabra de mi boca, les darás la alarma de mi parte. Si yo digo al malvado: «¡Malvado, eres reo de muerte!», y tú no hablas, poniendo en guardia al malvado para que cambie de conducta, el malvado morirá por su culpa, pero a ti te pediré cuenta de su sangre; pero si tú pones en guardia al malvado para que cambie de conducta, si no cambia de conducta, él morirá por su culpa, pero tú has salvado la vida.»

Lectura del santo evangelio según san Mateo (18,15-20):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un gentil o un publicano. Os aseguro que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo. Os aseguro, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre del cielo. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.»

Pero… ¿Cómo? ¿No basta con ser bueno uno? ¿Encima hay que conseguir que los demás también lo sean?

Pues eso sí que es difícil. Mira que yo puedo responder de mis actos (y no siempre, que hay veces que no hago lo que quiero, y hago lo que no quiero… que creo que a San Pablo le pasaba lo mismo).

Resulta que la primera lectura y el evangelio de este domingo se han confabulado para insistirnos en que, si queremos salvar nuestra vida (o sea ser plenos y completos, satisfechos y autorrealizados, actualizados y felices), tenemos que cuidar de lo que hacen los demás.

La verdad es que, si lo pienso bien, es una de las muchas enseñanzas que el Covid19 me ha traído: no basta que yo haga bien las cosas, las tenemos que hacer todos y todas. Y eso también depende en parte de mí. Me cuentan por ahí que a este texto del evangelio se le llama el de la «corrección fraterna». Viene a ser algo así como que yo no puedo dejar que mi hermano o hermana se de cabezazos contra la pared a riesgo de romperse la crisma, y menos aún que haga daño a otros, que suele ser la consecuencia más normal de nuestros desaciertos. Si de verdad lo siento como un hermano o hermana, a él y al resto de la humanidad, no puedo quedarme de brazos cruzados.

No estamos muy acostumbrados a esto de la corrección fraterna. Es más fácil pasar, hacerse el loco, como que no he visto. A veces argumentamos con la famosa «tolerancia» para defender un individualismo rampante bastante egoísta, porque no me quiero complicar la vida. Con la excusa de que cada uno es cada uno, y allá con sus cadaunadas, nos encerramos en lo que pensamos que sí es de nuestra incumbencia (nuestros trabajos y responsabilidades) y dejamos de ayudar a los demás a hacer las suyas o las que nos afectan a todos (por ejemplo, cuidarnos en la pandemia). No nos gusta ser polimalo. A veces ni siquiera polibueno.

Desde luego que para hacer bien la corrección fraterna hace falta mucha mano izquierda: ciertamente otro argumento para no hacerla es la supuesta reacción del otro. Nos imaginamos cómo se pondrá a la defensiva con frases como ¿y quién eres tú para decirme eso? o ¿por qué te metes en mis asuntos?, o peor aún ese famoso ¡y tú más!, que los latinos llamaban argumento ad homine, porque va contra tu persona y no contra aquello de lo que se le corrige. Vamos, que nos da miedo que se pueda romper el vínculo que tenemos con esa persona. Para hacer bien la corrección hay que superar ese miedillo, y eso sólo se hace con mucho cariño a la persona: porque la quiero mucho, voy a entrar de frente al tema, aunque duela.

Luego vendrán las palabras adecuadas. Algunas orientaciones pueden ayudarnos a elegir las palabras correctas: por ejemplo, que se corrige la conducta, no a la persona, que sigue siendo digna de todo el respeto y el amor haya hecho lo que haya hecho; así que sobran los calificativos a la persona. Conviene acompañar lo malo de lo bueno que también esa persona habrá hecho, que un poco de jabón ayuda mucho a un mejor afeitado. Por supuesto, muchas dosis de empatía, de intentar comprender por qué la persona hizo lo que hizo. Y recuerda que, en cualquier conversación personal delicada como lo es una corrección, es más importante escuchar que hablar, por lo que valdrán más las preguntas que las acusaciones, la petición de explicación ante unos hechos presentados del modo lo más objetivo posible, antes que el juicio de valor según tus criterios. También diremos que seguramente la persona tenga criterios diferentes a los tuyos, y pueda ser buen momento para contrastarlos con los tuyos, pero siempre que no suene a descalificación ni prepotencia. Terminar con un agradecimiento porque la conversación haya podido darse, aún con las dificultades que haya tenido, será un buen modo de fortalecer el vínculo.

Pero que es importante hacerlo, ni duda. Voy a terminar con un cuento que viene a cuento, porque nos invita a pensar lo beneficioso que es, incluso para uno mismo, que los demás hagan bien las cosas.

 

Se cuenta que existió un agricultor que cultivaba maíz y que año tras año ganaba el concurso de su región al mejor producto. Ese premio levantó gran curiosidad y fueron muchos los que quisieron saber el secreto detrás de esas excelentes cosechas.
Un día, en una entrevista con un famoso periodista, el agricultor confesó que su éxito se debía a que compartía con los vecinos sus mejores semillas y también sus continuos aprendizajes sobre el cultivo del maíz.
Pero esa respuesta dejó lleno de perplejidad al periodista quién preguntó:
– ¿Por qué comparte su mejor semilla de maíz y sus conocimientos con sus vecinos, si ellos también compiten en el mismo concurso año tras año?
– Verá usted, dijo el agricultor: El viento lleva el polen del maíz maduro, de un sembrado a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de calidad inferior, la polinización cruzada degradaría constantemente la calidad del mío. Si voy a sembrar buen maíz, necesito ayudar a que mi vecino también lo haga. Por eso, comparto mis mejores semillas, intento atender mi sembrado lo mejor que sé y trato de aprender cada día, de mis experiencias y de las de otros agricultores, nuevas y mejores formas de cultivar y cosechar.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Naturaleza no perdona – Baduel Clown

Naturaleza no perdona – Baduel Clown

  Había una vez un gran rey que cuidaba de un inmenso reino; este rey tenía tres hijos a los cuales decidió heredar a cada uno una parte su potestad. El hijo mayor, el más fuerte y primero en todo, rápidamente quiso apropiarse de las montañas, donde yacía el oro...