Diálogos de pastoral con jóvenes, comunión en la diversidad – Equipo DPJ

Etiquetas:

Juntos rememora figuras cercanas, cuerpos o realidades que se aproximan para participar de un proceso común, de una senda igualmente transitada. 
Unidos acrecienta la intimidad y reduce el espacio y casi toda distancia. No es solo la figura sino el interior de las realidades las que suman en aproximación.
Comunión va más allá de la materia, es experiencia espiritual, sutil intimidad máxima donde se confunden las realidades pero no las sustancias. Requiere tiempo compartido, acogida incondicional, escucha paciente, crítica veraz, respeto a lo diferente y valoración de lo diverso.

En Diálogos de Pastoral con Jóvenes hemos querido transitar la tercera vía. Hemos coincidido juntos en muchos encuentros, reuniones y diferentes eventos eclesiales en torno a los jóvenes y la pastoral. Entre algunos hemos vivido relaciones y momentos de intimidad que nos ha hecho reconocernos unidos. Pero el reto, el desafío a vivir entre nosotros (y posiblemente en muchos ámbitos de la Iglesia y la sociedad), era poner rieles para encaminarnos hacia la comunión. Estos los hemos construido buscando diversidad (diocesanos, religiosos, laicos, varones y mujeres, geográficamente distantes…), y poniendo como centro a los jóvenes de nuestros tiempo, volcando sobre ellos nuestras percepciones, lecturas de la realidad, sueños y la ciencia y el saber de otros muchos, y verlo todo iluminado con la luz de Jesús y el Evangelio. El resultado es mucho más que estos dos libros (pues serán dos) que quieren reflejar parte del camino andado. Han sido horas y días de encuentro, escucha, contraste y confrontación. Cotejar nos ha abierto al mundo concreto donde los otros se situaban (la universidad, la familia, el mundo escolar, los centros juveniles, la Vida Religiosa, las residencias, los ámbitos eclesiales o la calle). Y fruto de este ejercicio es esta realidad de pastoral con jóvenes poliédrica y fecunda. Cada cual con su estilo pero asumiendo matices foráneos. 

Comenzamos al albor de la ilusión de poder compartir y enriquecer visiones. Y tras un amplio trabajo de divergencia en el que cada cual expresó sus propias claves para la nueva pastoral con jóvenes, dimos cauce a las reflexiones libres. Fue nuestro texto base el humus de nuestra siembra posterior. Todas las reflexiones finales han fundido algo de todos, dejando que cada autor deje su aroma propio al escrito. Hemos intentado la comunión a partir del texto de referencia para todos que ha sido la Evangelii Gaudium del papa Francisco y el legado programático del Concilio Vaticano II.
Os presentamos las cuatro primeras claves, las más periféricas y globales, de una pastoral que entendemos siempre como proceso. Las ocho claves son las estructuras básicas en las que creemos que hay que construir cualquier proyecto de Pastoral actualmente. Podríamos haber añadido más, pero hemos considerado en este momento proponer estas:
El Dios de Jesús en el centro
Una lectura creyente y esperanzada de la realidad
Una pastoral con jóvenes ‘en salida’, contextualizada y situada en sus ambientes
Unas comunidades cristianas más significativas e intergeneracionales
Una pedagogía de la iniciación cristiana
La dimensión social de la evangelización
La vivencia de la identidad cristianas en los agentes de pastoral
El trabajo en red

La primera clave es una urgente necesidad de la Iglesia actual (y en el fondo de cada época), que es volver a la fuentes evangélicas y a Jesús para descubrir al Dios revelado en el Hijo. Adherencias sociales, religiosas, culturales, normativas… van desfigurando con el paso del tiempo el rostro de Dios, también entre los creyentes. En un momento en el que una gran mayoría de sociólogos y filósofos actuales hablan de ‘cambio de época’ se impone rescatar ‘lo auténtico’, o, al menos, ir a lo esencial. Y lo esencial de Dios está en la imagen que nos muestra Jesucristo. Nuestra evangelización ha de tener un centro desde donde articular el resto de propuestas. Tomando la imagen del compás, para trazar un círculo que acote la pastoral con jóvenes, la punta afilada donde apoyar es el Dios de Jesús, y desde Él, trazar el marco que ciertamente es nuestro mundo y, concretamente, los jóvenes. Es primera porque es el punto de partida de toda la evangelización. Y al tomar la expresión ‘el Dios de Jesús’, estamos destacando la necesidad de acudir a Jesús para encontrarnos con Dios. No es la única vía, pero sí la más certera y directa. ¿Qué es si no la evangelización sino la autorrevelación de este Dios Trinidad al ser humano? Partir de esta ‘declaración de principio’ condiciona toda la pastoral, también la que queremos vivir con los jóvenes.
La segunda clave que presentamos es poder ‘educar nuestra mirada’. En muchas ocasiones la realidad queda condicionada por los ojos que la miran, y los creyentes tenemos una manera nueva y evangélica de mirar, al estilo de Jesús. Abordar la realidad pastoral desde una u otra mirada condiciona la propuesta, por eso esta clave se sitúa en la circunferencia que va trazando el compás y la descubre como oportunidad de vida, abierta siempre a la esperanza.
La tercera clave es el eco a una insistencia de la Iglesia desde hace décadas (ya lo sugería el Concilio Vaticano II), y de la que se han hecho portavoces los mismos Papas, desde Juan XXIII hasta Francisco. Este último ha popularizado y acercado la realidad ‘en salida’, utilizando términos que han calado en la ciudadanía cristiana y no creyente, como las periferias, el hospital de campaña, etc. También nosotros leemos esta época desde esta clave que habla más de predisposición pastoral, pero que en el fondo la condiciona desde lo más profundo.
La cuarta clave abordada en esta primera entrega es la necesidad de las comunidades cristianas como sujeto evangelizador, mediación imprescindible y desembocadura natural de nuestra pastoral con jóvenes. Es un tema que se ha desarrollado en las últimas décadas impulsado por la Lumen Gentium y que sigue siendo una asignatura pendiente en nuestra iglesias locales. Los núcleos comunitarios son el hogar de cualquier pastoral.
Finalmente, comenzamos este primer libro con una reflexión sobre el texto que ha originado nuestras reflexiones, la Evangelii Gaudium de Francisco. Creemos que es un texto programático para la Iglesia universal como lo fue (y de ella bebe) el documento de Aparecida para la Iglesia en América Latina. Partir de estas reflexiones del Papa nos sitúan en el camino cierto y ‘aggiornado’ de la evangelización hoy, y como es nuestro interés y preocupación, el de la pastoral con jóvenes.
Las otras cuatro claves serán desarrolladas en otra nueva entrega.  Esperamos y deseamos que estas reflexiones vividas con cariño y comunión sea de provecho a cuantos entregan tiempo y vida a acompañar procesos de evangelización con jóvenes y adolescentes. Agradecemos este trabajo al entusiasmo y dedicación de los que lo han hecho posible y sobre todo, a tantos adolescentes y jóvenes que ávidos de vida, todavía no se han encontrado con el Dios de Jesucristo.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Y eso de discernir en comunidad – Jorge Sierra

Y eso de discernir en comunidad – Jorge Sierra

Descarga el pdf del artículo RPJ nº 538 - Discernir en comunidad - Jorge Sierra Lo reconozco. A pesar de llevar años viviendo en comunidad, no se puede decir que tenga una gran experiencia en discernimiento comunitario. No en intentar discernir reunidos en comunidad,...

Por el mundo, sin miedo – Carlos Galán Moreu

Por el mundo, sin miedo – Carlos Galán Moreu

Hoy damos la palabra a Carlos Galán Moreu, CSsR. Así se presenta: «Mi nombre es Carlos y soy misionero redentorista y sacerdote. Nací en Granada hace ya 31 años. Como religioso he pasado por varias ciudades de nuestro país y del extranjero, pero ahora vivo en Valencia...