CRISMHOM: COMUNIDAD CRISTIANA ECUMÉNICA LGTBI+H – CRISMHOM

Etiquetas:

CRISMHOM: COMUNIDAD CRISTIANA ECUMÉNICA LGTBI+H

CRISMHOM

acogida@crismhom.orgç

www.crismhom.org

«¿Creyente y gay?».«¿Lesbiana y catequista?».«¿Quieres ser pastor? ¡Pero si antes eras una mujer! Eso es IM-PO-SI-BLE». Sentencias así son habituales aún hoy en nuestra sociedad, y más en nuestras queridas Iglesias cristianas.

CRISMHOM, comunidad cristiana ecuménica LGTBI+H de Madrid, lleva ya más de 15 años defendiendo la normalización de la realidad que vivimos las personas cristianas LGTBI. Nuestra comunidad está formada por personas cristianas de diferentes orientaciones afectivas e identidades de género. Unos 50 miembros comprometidos y un grupo similar de simpatizantes. Principalmente somos personas LGTBI, aunque también hay heterosexuales. Creemos en Dios y en su Hijo Jesucristo, desde el seno de cualquiera de las diferentes Iglesias cristianas, con un marcado espíritu ecuménico.

Aunque se trata de una asociación civil (declarada de utilidad pública), su nacimiento coincidió con el día de Pentecostés, y ese no es el único signo que nos hace pensar que este es más un proyecto de Dios que de los seres humanos. Por eso, más que una asociación civil típica, nos vivimos como comunidad o «familia». En ella, nuestra principal labor es normalizar la realidad LGTBI cristiana. Es decir, mostrar a esos dos mundos, las Iglesias cristianas y el colectivo arcoíris, que se puede ser creyente y tener una orientación afectivo-sexual y/o identidad de género diversa.

CRISMHOM, entre otras actividades, acoge y acompaña a personas que quieren sanar su gran dolor interno por los rechazos sufridos; denuncia actitudes de exclusión, violencia u odio; hace publicos sus ideales en el Orgullo; y celebra espiritualmente en comunidad con oraciones, Eucaristías, celebraciones de la Palabra, formaciones, retiros y convivencias, etc. Intentamos hacer Evangelio en cada pasito. Así, nos gusta pensar que somos, especialmente en la Iglesia católica, un faro y una voz que puede remover conciencias y ayudar a muchas personas a sanar, a comprender y a vivir el amor de Dios desde una perspectiva más completa y evangélica.

Sabemos que las Iglesias son instituciones muy antiguas y consolidadas y, por tanto, sus engranajes suelen estar ya algo oxidados… Eso hace que los cambios sean lentos, porque marchan a menor velocidad que la sociedad que les rodea. Por eso, apostamos por la paciencia, sin perder la reivindicación. Desde muchas comunidades de base ya existen «puentes». Quizá solo hay que seguir rezando para que las jerarquías se muevan en un camino de integración, reconciliación y diálogo. Y aquí queremos parar un momento para aclararos que CRISMHOM no es ninguna Iglesia aparte, mucho menos un grupo cerrado o una secta. Por ello, es una alegría que las personas que formamos la comunidad nos veamos enriquecidas, además, por nuestra labor en otras comunidades, del tipo que sean: parroquias, grupos de caridad, ONGs, comunidades de fe…

A veces sufrimos rechazo y agresiones, incluso en nuestra sede. Encaramos todos esos momentos difíciles con fe y esperanza y, por suerte, contamos con muchas más situaciones que nos provocan una tremenda alegría: la posibilidad de abrir un local en el corazón del barrio de Chueca (gracias a una benefactora que quería elevar el nivel espiritual del barrio); la multitud de movimientos eclesiales y laicales que se acercan a conocernos con cariño; nuestra federación en España con otras asociaciones LGTBI o, a nivel mundial, con otras comunidades creyentes arcoíris; libros donde se muestra y apoya nuestra realidad (Tender un puente, Homosexualidades y cristianismo en el s. XXI, Caminos de reconciliación) y un largo etcétera.

Pero los momentos más «dulces» en nuestra existencia, y hay muchos, son especialmente los pequeños detalles que nos hablan de Dios o nos lo muestran cara a cara: un hombre que siente que allí no va a ser juzgado por rezar mientras convive con otro hombre, una mujer trans que tampoco lo será por ejercer la prostitución como único medio de vida, y muchas otras realidades.

 

​Nuestra relación con el colectivo LGTBI de Madrid, de España y ahora del resto del mundo ha ido cambiando con el tiempo. Comenzamos siendo «los bichos raros»: un grupito de personas creyentes en medio de un colectivo que había sido tan maltratado por las Iglesias provocaba en los inicios mucho recelo, burla e incluso desprecio. Sin embargo, con paciencia y actitud cristiana, estos 15 años nos han posicionado como un grupo más dentro del colectivo arcoíris. Ahora muchas otras asociaciones cuentan con CRISMHOM, nos respetan y nos ven como una realidad más a defender. Además, no somos la única comunidad LGTBI creyente de España ni del mundo… Sólo en nuestro país contamos con comunidades «hermanas» por toda la geografía: Ichthys, Betania, Acgil, Anawin, y muchas otras.

En la manifestación del Orgullo Mundial de 2017, nuestro lema fue:

«Ames a quien ames, Dios te ama”.

Como cristianos, cristianas y cristianes LGTBI, nuestro sueño es el sueño del Evangelio. Nuestra meta es conseguir un mundo más tolerante, más pacífico y más lleno de amor de Dios. Un mundo donde nadie sea excluido por amar, sin importar a quién, ni tampoco por expresar su fe en Dios. Y no vamos a parar hasta conseguirlo.

Pedimos a las Iglesias, y especialmente al pueblo creyente, que abran sus ojos y su corazón. Que cese la exclusión y el odio de cualquier tipo a las personas LGTBI. Que se reconozca su dignidad, su valía y su fe, regalo de Dios que ninguna estructura humana puede quitarles. Y, por otra parte, también queremos que la sociedad comprenda el valor de la fe, que redescubra la alegría del Evangelio, y que sea (aún más) tolerante e integradora. Porque quizás el colectivo LGTBI puede ser un fermento que sirva para hacer crecer la Palabra en esta sociedad contemporánea que tanta sed tiene de Dios.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

CABALLO, EL PERRO Y EL CAMINANTE – Josep Perich

CABALLO, EL PERRO Y EL CAMINANTE – Josep Perich

CABALLO, EL PERRO Y EL CAMINANTE Josep Perich Un hombre, su caballo y su perro iban por una carretera. Cayó un rayo y los tres murieron fulminados. El hombre se dio cuenta de que ya habían abandonado este mundo, y prosiguió su camino con los dos animales. El sol era...