Cine: LA LLAMADA – José Mª González Ochoa

Etiquetas: ,

¿Y por qué no? Esa fue la pregunta que me estuve haciendo continuamente durante el visionado de La Llamada. Disfruté en el cine como hacía tiempo, me emocioné, me reí, tarareé alguna canción, y según se desarrollaba la obra seguía preguntándome: ¿y por qué no?

Todo es sorprendente, casi rozando el ridículo, lo inverosímil, lo kistch más vergonzoso, pero también, genial, entrañable y divertido, muy divertido. Lo arriesgado de la historia, (un campamento de religiosas donde dos adolescentes díscolas y poseídas por la música electrolatina tendrán sus epifanías madurativas, una de ellas con la visión continua de un Dios hortera vestido de lamé, que le canta canciones de Whitney Houston), la puesta en escena desbarrada, y el eclecticismo musical, hacen que cualquier prejuicio y prevención esté justificado. Pero ¿y por qué no? si lo cuentas con respeto, gracia, frescura y de manera original.

Los directores Javier Ambrossi y Javier Calvo son a su vez los guionistas y autores de la pieza teatral de la que parten, una obra que se estrenó casi de manera colegial y que todavía sigue representándose. Ese origen teatral se nota para bien en los chispeantes diálogos y en la perfección de los personajes. Para lo malo quedan las escenas de la escalera por la que sube y baja Dios, tiene su efecto en el escenario pero encaja muy mal en el cine.

Mención aparte las cuatro actrices –Macarena García, Anna Castillo, Gracia Olaya y la sublime Belén Cuesta–, su naturalidad sostiene lo insostenible y hace que la impostura del musical sea creíble y emocione. La otra gran baza que juegan los directores es la excelente banda sonora, tanto la original creada por Leiva como la selección de los temas de la ya citada Houston, Presuntos Implicados, o el latino Henry Méndez, entre otras composiciones. Las canciones están ahí no solo para crear el hábitat emocional o el envoltorio sonoro, sino que sus letras pueden ser una plegaria, la llamada de Dios o las palabras del corazón.

La película no es perfecta y seguramente envejecerá mal, pues es un producto de su tiempo. Le encantará al público más joven, sobre todo al que está dejando atrás la adolescencia, y al resto que sepa entrar sin perjuicios en ese campamento segoviano de monjitas y adolescentes llenas de ternura, ingenuidad y ganas de vivir honestamente. Irreverente pero respetuosa, liviana que no inane, deja algunas cuestiones para reflexionar si se le sabe sacar partido.  

 

Algunas pistas de trabajo

  • ¿Te ha gustado o no la película? ¿Ha conseguido emocionarte y hacerte reflexionar?
  • ¿Qué crees que es lo más interesante y el mensaje principal del relato?
  • ¿Qué es lo que más te ha gustado de la historia? ¿Qué es lo que más te ha hecho reflexionar? ¿Y lo más original?
  • ¿Has sentido tu alguna vez la llamada de Dios? ¿O alguna otra llamada, profesional, amorosa, vocacional, etc.? ¿Cómo ha sido?
  • ¿Cuáles crees que pueden ser hoy los lenguajes o las formas de manifestarse de la fe y de la presencia de Dios en el mundo?
  • Una de las cuestiones que aparece en la película es la diferencia generacional. Plantead un debate sobre ello a partir de las canciones que escuchan tus padres, tus profesores, tus catequistas, tus amigos…
  • ¿Estás de acuerdo con la frase que se repite: «Lo hacemos y ya vemos»? ¿Qué crees que significa?
  • Plantear algunos otros temas que deja en el aire la película: cómo impulsa nuestras acciones la verdadera fe; la necesidad de entregarse de verdad a lo que uno siente y percibe; cómo ha de hacerse la oración; la aceptación de los demás y de uno mismo…

Otras recomendaciones de cine musical

 

Los Miserables (2012) Basada en la novela de Víctor Hugo, la película dirigida por Tom Hooper, narra la historia de Jean Valjean, un convicto, arrepentido por la gracia de un misericordioso religioso. Huyendo siempre de la justicia, y haciéndose cargo de una joven huérfana, Valjean será testigo de los cambios políticos y revolucionarios de la Francia de principios del siglo XIX.

El mago de Oz (1939) un clásico considerado «Memoria del Mundo» por la Unesco. Siempre es un buen momento para revisar esta fábula entrañable en donde ficción y realidad se entremezclan cargando las imágenes de significados. Su frescura e intensidad perviven y la ternura que desprenden muchos de los pasajes del film conmueve al tiempo que obligan a la reflexión.

Descarga aquí el artículo en PDF

RPJ nº 526 – La llamada – Chema González Ochoa

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

Creatividad que genera vida – Ana Guerrero

«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»— preguntaron los sacerdotes y ancianos del pueblo a Jesús. Y es que estaban sorprendidos de la vida y la fuerza que generaban sus palabras. Tantos años en que ellos, maestros de la ley, cuidadores...