Cine Boyhood – Chema González Ochoa

Etiquetas: ,

Boyhood es un arriesgado experimento cinematográfico que se convierte en una estupenda película que ha conseguido una pasmosa unanimidad de crítica, pero que me temo que en España no ha funcionado tan bien con el público. Y lo entiendo, espero poder explicarlo en párrafos posteriores

 

Filmarla ha sido un experimento de riesgo ya que el director Richard Linklater se tomó doce años para rodar, con los mismos actores, el crecimiento de un chaval desde que comienza en el colegio hasta su ingreso en la Universidad. Y ése es el mejor resumen de su argumento. La vida de Mason (Ellar Coltrane), un chico en busca de su sitio en el mundo desde su entorno más cercano, el de su familia desestructurada: una madre que rehace su vida varias veces, un padre que tarda en madurar y una hermana mayor tan desorientada como él. A todos los vemos literalmente crecer en la pantalla. Envejecer. Esa captura inefable del paso del tiempo y la erosión que va dejando interna y externamente es, sin duda lo mejor del film.

La propuesta tiene su mérito y el resultado final es muy recomendable, pero me cuesta aceptar la catarata de elogios que he leído desde que se estrenó y premió (Oso de plata al director) en el pasado festival de Berlín. A Boyhood le pesa mucho el excesivo metraje, la hace irregular, con momentos magníficos y otros prescindibles. La falta, pretendida, de algo que podríamos llamar transcendencia, mostrada tan sólo en pequeñas pinceladas –eso sí, magnificas– la trivializa. El espectador que acude sabiendo que va a enfrentarse con una obra tan valiente espera algo más. O quizá la gravedad, la filosofía, la tengamos que poner nosotros…

Hay demasiadas obviedades e intrascendencias, ya sé que me dirán que la vida está llena de esa materia, pero también de la otra. Al abandonar el cine, uno tiene la sensación de que la vida, el tiempo, nosotros mismos, no tenemos ni coherencia ni argumentos ni sentido. Sólo el tiempo y su ineludible trascurso. Si se está de acuerdo con esa premisa, la película se puede interpretar como obra de arte; de lo contrario, se echará en falta algo más.

Otro aspecto importante, que la aleja en ocasiones del espectador, al menos del hispano, es su anclaje en un momento y una sociedad muy determinados. Evidentemente son necesarias esas referencias que ubican el contexto –Bush, Obama, Harry Potter, la Gameboy, el iphone– perfectamente reconocibles para cualquier espectador, pero otros referentes nos son extraños; y no estoy haciendo juicios de valor. Esa falta de vinculación emocional en la familia –originaria o reconstruida–, ese impulso temprano al abandono del nido…

Pero como decía, la película es recomendable; sobre todo verla con nuestros adolescentes y jóvenes, que seguro se verán reflejados. Es excelente la manera de relatar el crecimiento de Mason y los suyos, con un montaje sin subrayados ni voces en off, considerando siempre al espectador como un ser inteligente. Linklater no necesita relatar hitos o momentos claves, nos los da por hechos, sin nostalgia ni melazas. A veces es como si no ocurriera nada, y de pronto tenemos la vida delante, en la pantalla, como en un espejo. Y en esa sencillez caligráfica nos logra emocionar y conmover, especialmente en su último tramo, con una soberbia Patricia Arquette, que en la madurez comprende mejor que nadie la inexorabilidad del tiempo. Su endecha final (“Nunca pensé que te iba a resultar tan fácil marcharte”), cuando ve partir al hijo, y vislumbra su soledad, su vacío y lo fugitivo de los argumentos vitales, es desgarradora. O esa crepuscular conclusión con el diálogo entre Nicole (Jessi Melcher) y Mason…

Aspecto destacado es la estupenda elección de los actores. Ya he comentado mi rendida admiración por el trabajo de Patricia Arquette. El tiempo va esculpiendo en cada fotograma su mirada, su cuerpo, sus palabras, su alegría por ver crecer a sus hijos y su irremediable dolor ante su ausencia. Ethan Hawke, actor fetiche del director, da vida al simpático y guadiana padre, que quiere y no puede, que está ahí pero es siempre un ser tan querido como extraño. Magnífico Ellar Coltrane, el protagonista, que crece ante nosotros y que se revela como un joven actor de brillante futuro. Lorelei Linklater, hija del director, como hermana mayor de Mason acompaña pero no trasmite la misma intensidad, quizá por lo que ella misma contó, que a mitad del proyecto le pidió a su padre que prescindiera de ella. Fresca y espontánea Zoe Graham como la novia del Mason preuniversitario.

Párrafo aparte merece la excelente banda sonora. Recordaba Begin Again, la mejor película estrenada este verano, y cómo la música da sentido a las imágenes. Muchas escenas quedarían pobres o sin semántica sin el acompañamiento musical. Pues aquí ocurre lo mismo. Son ambas películas tanto para verlas como para escucharlas. Algunos de los mejores pasajes y secuencias cobran vida y emocionan por la música con que se adoban. Ahí está el rock más salvaje de Wilco o The Hives o las tranquilas canciones de Ya lo tengo y Family of the Year (¡impagable Hero!) o el instrumental de Jeff Tweedy o la letanía de Bob Dylan o la inquietante y conclusiva Deep Blue de los Arcade Fire… todas ellas de una genial intuición y precisa sintonía con las imágenes y el mundo emocional de los protagonistas. También son entrañables los momentos en los que Ethan Hawke agarra la guitarra y canta con sus hijos.

Y ahora que releo la crítica, pienso que en la distancia de los días Boyhood ha cobrado una dimensión mayor en mi interior, lo que me indica que hay más hondura de la percibida, que late el intangible de la obra que nos contiene. ¡Ay, el paso del tiempo!

Ficha técnica
Ficha técnica: Boyhood
Título original: Año: 2014
País: Estados Unidos
Duración: 164 minutos.
Director: Richard Linklater.
Guión: Richard Linklater.
Música: 50 canciones de diversos artistas
Montaje: Sandra Adair.
Director de Fotografía: .Lee Daniels y Shane Kelly.
Diseño de Producción: Rodney Becker.
Vestuario: Kari Perkins.
Producción: Richard Linklater y Cathleen Sutherland.
Intérpretes: Patricia Arquette (Olivia),  Ellar Coltrane (Mason), Lorelei Linklater (Samantha), Ethan Hawke (padre), Zoe Graham (Sheena), Jessi Mechler (Nicole). 

 

Sinopsis
La película recorre los años de Mason (Ellar Coltrane) que van desde su entrada al colegio hasta el ingreso en la Universidad. Doce años de cambios y conmociones familiares en el que se entretejen relaciones y vivencias que irán forjando la infancia, la adolescencia y la juventud del protagonista y de quienes más cercanamente le acompañan

 

Algunas pistas de trabajo

– ¿Te ha gustado o no la película?, ¿ha conseguido emocionarte y hacerte reflexionar?
– ¿Qué crees que es lo más interesante y el mensaje principal del relato?
– ¿Qué es lo que más te ha gustado de la historia?, ¿qué es lo que más te ha hecho reflexionar? ¿Y lo más original?
– Cuáles son los momentos que mejor recuerdas de tu infancia?, ¿cuáles son los primeros que te vienen a la cabeza?
– ¿Qué es lo que más influyó en la forja de tu identidad y de tu situación actual?
– Comenta el diálogo que resume la esencia de la película, dos frases que intercambian Mason y Nicole al final. Ella dice: La gente suele decir que hay que “atrapar el momento”, pero yo creo que es justo al revés: son los momentos de la vida los que nos atrapan a nosotros.
Y él responde: –Sí. La vida es constante, son momentos. Es como si siempre fuera ahora mismo.
¿Cómo recuerdas tu infancia y adolescencia en relación a tu entorno y familia?, ¿qué importancia tuvieron y tienen las relaciones familiares?, ¿cómo son actualmente esas relaciones?
– Si te has independizado, ¿cómo fue ese momento?, ¿cómo lo viviste tú y tus padres?
– En la película no aparece en ningún momento referencia a Dios, al sentido de transcendencia ni mención alguna al hecho religioso. ¿Cómo lo valoras?
– En tu crecimiento, en tu desarrollo de adolescente a joven, ¿cómo viviste el despertar religioso, el sentido de transcendencia?, ¿tuvo importancia en tu vida?, ¿por qué?

Descarga aquí el artículo en PDF

RPJ nº 501 Cine Boyhood – Chema González Ochoa

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos