Ciencia y Fe – Alex Delgado

Etiquetas: ,

Vivimos en el momento más tecnológico y científico de la historia. Cuando parece imposible que puedan aparecer ya más cosas nuevas, de repente aparece un nuevo smartphone, o un coche inteligente, o unas gafas interactivas, o una manera de que se haga cirugía a kilómetros de distancia. Hemos empezado a vivir en un mundo digital, donde todo ocurre a través de internet. Parece que la ciencia y la tecnología lo pueden todo.

Pero no es así.

Desde luego, la ciencia es esencial para el desarrollo del ser humano y le ha permitido evolucionar hasta lo que somos hoy en día. Es una gran herramienta siempre que nos sirva para ser más felices y nos ayude a mejorar nuestro ser.

Pero nunca podrá suplir al amor. Nunca podrá ser igual que otro ser humano. Nunca tendrá el poder de nuestra fe. Nunca podrá suplir a Dios. Podemos analizar científicamente la fe todo lo que queramos, pero nunca vamos a llegar a comprenderla a fondo si no es con el corazón.

Si se nos olvida eso, podemos confundirnos un poco y descubrirnos alabando a otros dioses. Ya no solo el dios dinero, sino el dios influencer, el dios consumir es vivir o el dios red social.

¿Pueden la ciencia y la tecnología dar amor? ¿Puede sustituir el abrazo de una madre o de un padre? ¿Es lo mismo dar un like que dar un beso? ¿Tu smartphone puede morir por ti en la cruz?

La ciencia tiene su lugar. No dejes que ocupe el de Dios.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Escuchar, asombrar – Ana Guerrero

Escuchar, asombrar – Ana Guerrero

Ana Guerrero ana.guerrero1974@gmail.com   Para poder dialogar hay que poder escuchar, o mejor dicho hay que querer escuchar. Escuchar significa prestar atención a lo que se percibe sonoramente, por lo que implica una intención clara, una voluntad por parte de...