Challenge Rioja, entrevista a Fernando Arriero – Jon Calleja

Etiquetas: ,

Jon Calleja

joncalleja@escolapiosemaus.org

Hola Fernando, gracias por aceptar una entrevista desde la RPJ. ¿Podrías presentarte brevemente?

Soy Fernando Arriero Perantón, natural de Talavera de la Reina (Toledo).

Estoy felizmente casado y estrenando paternidad. Pablo, nacido en octubre de 2020, me está haciendo descubrir una dimensión del amor de Dios indescriptible.

Mis estudios se han centrado en teología. Tuve la suerte de poder vivir en Jerusalén un semestre dentro del programa de licenciatura en teología bíblica (Pontifica de Salamanca) y hacer el doctorado en teología dogmática/espiritual en la Facultad del Norte de España (sede Vitoria).

Actualmente vivo en Logroño (La Rioja) donde soy profesor de religión, psicología y filosofía del Bachillerato intercongregacional Santa María (Escolapios, Escolapias, Compañía de María y Marianistas). Además, desde hace dos años el que era obispo de la diócesis —don Carlos Escribano, actual arzobispo de Zaragoza— me invitó a asumir la dirección y animación del secretariado diocesano de pastoral juvenil.

¿Cuál ha sido tu experiencia pastoral con jóvenes hasta ahora?

Desde los 15 años he sido animador de grupos de fe. Esto es lo que realmente me ha dado y me da una configuración pastoral. Desde hace mucho tiempo busco el modo de dedicar varias horas a la semana al acompañamiento personal de los jóvenes, así como a proponer experiencias de profundización y discernimiento.

El resto de «currículum pastoral» es lo de menos y está circunscrito a servicios que me han ido pidiendo. Por decir uno, destacaría el poder soñar posibilidades pastorales en equipos de pastoral en varios colegios. Compartir esta tarea en un ámbito colegial es una gozada.

Actualmente está suponiendo para mí un reto liderar el secretariado de pastoral juvenil de mi diócesis.

Desde le RPJ vemos con mucho interés la iniciativa de los challenges online que habéis desarrollado este año para jóvenes y no tan jóvenes. ¿Cómo y cuándo empezó esta idea? 

Este proyecto nace en el estado de alarma y confinamiento en el mes de abril de 2020 intentado dar respuesta a tres necesidades diocesanas:

  • Terminar virtualmente la formación sobre Tierra Santa para 35 jóvenes que íbamos a peregrinar a Tierra Santa en agosto de 2020.
  • Ofrecer un material interesante para catequesis de Confirmación en el confinamiento (una cristología básica).
  • Dar continuidad a jóvenes que tras la Pascua juvenil virtual pedían algo más en el tiempo de Pascua.

Para ello, establecimos un recorrido geográfico y orante que se recorrería virtualmente a lo largo de 30 etapas. Esperando que esta experiencia de Tierra Santa Challenge pudiera interesar a 60-80 jóvenes, se inscribieron 3200 personas de todo el mundo. Viendo que los peregrinos demandaban nuevas experiencias ideamos otros challenges.

¿En qué consiste exactamente? ¿Qué queríais ofrecer a los jóvenes? ¿Qué challenges hay?

Un challenge es una peregrinación virtual con un recorrido geográfico que se recorre por etapas. Cada etapa consta de una carta introductoria, una serie de vídeos explicativos (sobre el lugar al que se llega, el tema del día, algún testimonio…), una propuesta orante, unas pistas para resolver un enigma y, finalmente, un cuestionario que —si se ha aprovechado la etapa— te da paso a la siguiente etapa. Además, se ha incorporado material extra y opcional para los «muy motivados» y foros (tanto en la plataforma virtual como en Facebook) para generar comunidad de peregrinos.

Por tanto, lo que se ofrece es una experiencia de conocimiento de los núcleos más importantes de la fe y un itinerario orante con, además, posibilidad de acompañamiento personal y/o grupal durante el tiempo que dure el recorrido.

Después de Tierra Santa Challenge han surgido otras experiencias:

  • Lourdes Challenge (10 etapas): núcleos básicos de mariología.
  • Camino de Santiago Challenge (28 etapas): búsqueda de sentido y realización del proyecto personal de vida.
  • Auschwitz Challenge: camino hacia la esperanza con Etty Hillesum (12 etapas): mística y lucidez en medio de la II Guerra Mundial.
  • Biblical Challenge (26 etapas): acercamiento y profundización en las Sagradas Escrituras.
  • Christmas Family Challenge (27 etapas): un Adviento para conocer la espiritualidad de las figuritas del Belén.

Además, con el fin de prepararse al sacramento de la Confirmación, se está elaborando y empleando ya un material que recorre el Credo con duración de dos años (44 etapas) y que denominamos Spiritus Challenge, que consta de 6 challenges diferentes:

Para el primer año de catequesis de Confirmación:

  • Interrail por Europa Challenge.
  • Cooperante en África Challenge.
  • Kingdom of Hearts Challenge, el videojuego definitivo.

Para el segundo año de catequesis de Confirmación:

  • Got Talent Challenge.
  • Atrapados en Netflix Challenge.
  • La Champions de tu vida Challenge.

Por último, indicamos que en el «horno» están a punto de salir:

  • San Francisco de Asís Challenge (16 etapas).
  • Las 20 islas de las tentaciones Challenge (20 etapas).
  • San José Challenge (12 etapas).
  • Santa Teresa de Jesús Challenge (12 etapas).
  • Santuarios marianos del mundo Challenge (15 etapas).

Y otro que nos interesa que salga, pero que nos hará esperar unos cuantos meses es el «Fratelli Tutti Challenge: ecumenismo y diálogo interreligioso».

¿Cómo podemos participar en ellos?

Basta con inscribirse en aquellos que estén habilitados (no todos se ofrecen siempre) en www.challengerioja.com

En caso de que un grupo concreto necesitara que se le abriese en unas fechas concretas de manera individualizada, se puede solicitar en esta dirección de correo: incidencias@challengerioja.com

¿Qué respuesta han tenido hasta ahora por parte de los jóvenes? 

Según las métricas que hemos analizado, en torno al 20% de los participantes son menores de 30 años. En principio esto puede parecer poco, pero sabiendo que ya ha habido más de 30.000 inscripciones en ocho meses, estamos hablando de 6000 jóvenes de países de todo el mundo, en su mayoría hispanohablantes. Por otro lado, se ha de indicar que más de 50 niños y jóvenes han colaborado en la elaboración de material audiovisual.

¿Cómo valoráis los resultados? ¿Qué habéis aprendido de esta experiencia en relación con la pastoral con jóvenes? 

Los resultados están siendo valorados de manera continua con el fin de afinar mejor la propuesta para conseguir el objetivo que nos proponemos: favorecer el encuentro con Dios para, desde ahí, generar crecimiento integral de la persona e implicación solidaria con la realidad social vulnerada.

Me da la impresión de que estamos alcanzando la fase de estabilidad después de un boom de inscripciones y con cierta perspectiva podemos identificar algunas claves del éxito de este tipo de experiencias:

  • Estamos ante un regalo de Dios a su Iglesia. Esto es lo que más claro tenemos. El Espíritu es más audaz que nuestros planteamientos pastorales y hace ya tiempo que navega por la web.
  • Una teología y una espiritualidad frescas. Quienes elaboran los materiales son personas muy formadas que han conseguido contenidos que suenan a «presente», «actualidad» y conectados a la vida. Además, sentimos que la diversidad de corrientes religiosas y/o espirituales son una riqueza que se han de seguir explotando sin caer en un sincretismo estéril.
  • Lenguaje cercano. Espontáneo y con tintes de humor… de tú a tú. En algunas partes de la etapa evitamos un lenguaje teológicamente frío y apostamos por cierto «colegueo» más informal.
  • Pedagogía. Se intenta que los vídeos que presentan los lugares que se visitan o las reflexiones o los testimonios sean cortos (5-6 minutos) y consigan un equilibrio entre sencillez y profundidad. De este modo, es posible superar las explicaciones simples y piadosas de siempre y vislumbrar la densidad del tema que se trata.
  • Acompañamiento. Cada peregrino puede pedir ser acompañado. Este acompañamiento individual por correo electrónico se complementa con dos o tres encuentros por videoconferencia en grupos de 10-20 personas.
  • Familia Challenge. Cada peregrino tiene, además, la posibilidad de pertenecer a la Familia Challenge de voluntarios. Es decir, quien desee permanecer en el proyecto puede hacerlo aportando sus habilidades.
  • Siendo gratuita la inscripción, pedimos siempre en las etapas finales un donativo que destinamos a la sostenibilidad del proyecto Challenge y a obras sociales. Así, se desea hacer ver que un itinerario espiritual implica una responsabilidad social.

❤️ Comparte…

Síguenos 🙈

Newsletter 📲

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.

Artículos 🔝