Bamendjou, la tierra roja – Elena Pérez Hoyos

Bamendjou, la tierra roja – Elena Pérez Hoyos

Bamendjou, la tierra roja.   El polvo lo cubre todo, se suspende en el aire, se mezcla con la bruma, se posa en los tejados de las casas, en los coches, en los niños.   Qué hago yo aquí, más que teñirme de rojo. El polvo no se conforma con mancharme las... Leer más...

Nado con tubo – Elena Pérez Hoyos

 “Ya no quiero ser duro pero muerto, prefiero vulnerable pero vivo.” Eduardo Meana   Nado con tubo, sufro de las cervicales. Llevo medicación en el bolso, sufro de los nervios. Uso plantillas, sufro de los pies. (También sufro de mis hijos). A menudo lloro viendo... Leer más...
Tus lamentos – Elena Pérez Hoyos

Tus lamentos – Elena Pérez Hoyos

Amiga: voy a acompañar, si quieres, tus lamentos con mi voz, voy a estar a tu lado.   Voy a abrazarte no para consolarte, sino para llorar contigo.   Voy a agarrar tu miedo y ponérmelo en el pecho para comprenderte más, y voy a maldecir la muerte con tu... Leer más...
¿Creíais que saldríais impunes? – Elena Pérez Hoyos

¿Creíais que saldríais impunes? – Elena Pérez Hoyos

 ¿Os sentisteis valientes, diez cazadores acosando a una presa? ¿Os divirtió su miedo? ¿Os hizo más hombres la mirada perpleja del niño? ¿Qué aprendió él con todo esto? ¿Gozasteis el forcejeo, la sangre, el desgarro, los gritos? ¿No os vinieron a la mente vuestras... Leer más...
Tapetes de ganchillo – Elena Pérez Hoyos

Tapetes de ganchillo – Elena Pérez Hoyos

Tienen tapetes de ganchillo sobre la mesa, fotos en la estantería. Libros o revistas. Una televisión, casi siempre. El sofá encajado en una sala mínima y cortinas onduladas hasta el suelo. Tienen olor a íntimo y amado. A cotidiano y conocido. A seguridad, la seguridad... Leer más...
¿De qué huyes, pequeño? – Elena Pérez Hoyos

¿De qué huyes, pequeño? – Elena Pérez Hoyos

¿De qué huyes, pequeño? ¿De qué te protege tu madre desesperada? ¿Qué pesadillas, qué hombre del saco, qué amenazas asustan más que este viaje sin futuro? Ingenuos mis ojos, que no vieron tales monstruos. Ingenua de mí, que no imagino tal miedo.   He llorado por... Leer más...