Canción, Olga Martínez – David Santafé

Etiquetas:

OLGA MARTÍNEZ

David Santafé

santafeproducciones.com

Hoy nos vamos de viaje. Y ya que se ha acabado el estado de alarma y se han abierto las fronteras de las comunidades autónomas, nos vamos de visita hasta Elche. Ya sabéis, donde la dama esta de las ensaimadas en la cabeza al más puro estilo princesa Leia. Y es que la Comunidad Valenciana, además de paella y naranjas, tiene mucho arte y mucha música. Y precisamente arte y música es lo que emana por los cuatro costados la artista que hoy os presento: Olga Martínez.

Olga Martínez viene de una familia de artistas de varias generaciones: pintores, decoradores, músicos, y ¡hasta disc–jockeys! Cualquier novedad musical que llegaba a España desde el extranjero se escuchaba primero en el tocadiscos de su casa. No pasó mucho tiempo hasta que Olga empezara a demostrar sus aptitudes para la música. A la tierna edad de seis añitos tiene su primera actuación musical en su ciudad natal, cantando una jota valenciana. Luego llegarían los estudios de piano en el Conservatorio Profesional de Elche y, con ellos, sus primeros pasos en la composición, primero componiendo obras a piano y luego canciones con letra y música. La primera de ellas I’ll be there la compuso con tan solo doce años. Se podría decir que la muchacha apuntaba maneras…

A partir de 1998 llegarían los concursos y certámenes, tanto locales como nacionales, algunos de ellos patrocinados por emisoras de radio tales como Cadena 100, postulándose como finalista en todos ellos y ganando varios premios y menciones especiales. En el año 2004, animada por el técnico del estudio donde solía colaborar, se embarca en la grabación de su primer disco, titulado A ti, con composiciones propias y dirigiendo ella misma las labores de producción y arreglos musicales. Y entonces… ¡llegó el bombazo! En enero de 2005, Olga Martínez con ese primer disco recién salido del horno es seleccionada como candidata a los Premios de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música en cinco categorías diferentes. Para que nos hagamos una idea de la dimensión de esto, Alejandro Sanz estaba nominado en estos premios en siete categorías con su disco Más y el famoso Corazón partío que le terminó de encumbrar como artista, pero claro, estamos hablando de Alejandro Sanz y, como se suele decir, a Olga la conocían en su casa a la hora de comer. Esta circunstancia generó bastante revuelo en su ciudad y le permitió realizar conciertos, entrevistas y conocer a mucha gente del entorno profesional.

Rebobinemos un poco, porque aún no hemos hablado del papel de Dios en la vida de Olga. Ella, como muchos de nosotros, pasó por el coro de la parroquia pero, por entonces, no se puede decir que tuviera ninguna convicción de fe. Se marchó a Madrid para estudiar Turismo, con la idea de poder compaginar ese trabajo con su pasión por la música, y así vivió una época dedicada disfrutar de la vida, a caballo entre la música y salir de fiesta con los amigos. Aparentemente era feliz, pero poco a poco fue creciendo en su interior una sensación como de vacío, a pesar de estar haciendo todo aquello por lo que había soñado. Y entonces Dios hizo su magia y puso en su camino a varias personas que influyeron poderosamente en su vida: una pareja de amigos de profunda fe que conoce en una gira de conciertos con un coro y orquesta por Cantabria, una invitación a un viaje al santuario de Lourdes como voluntaria con enfermos, un sacerdote que le ayuda a entenderse a sí misma… Todo esto culminaría la noche antes de una importante operación de cirugía a la que tenía que someterse y que podía dar al traste con su capacidad vocal. Ahí fue cuando se dio cuenta de que no había utilizado sus dones musicales en la dirección correcta y tomó la decisión de que, si era voluntad de Dios, a partir de entonces dedicaría sus dones con la música a hablar de él. Y así llegamos a su álbum Despierta a la vida, un disco donde se resaltan los valores de la fe, la esperanza y la defensa de la vida, y que sería el primer paso para la grabación posteriormente de otras canciones de fe, tales como Mi fortaleza, producida por el artista católico Jonatan Narvaez, o La más perfecta de las criaturas, producida por el artista católico Jose Ibáñez.

Olga Martínez tiene una voz privilegiada, llena de matices, que hace brillar en todas sus composiciones, con un estilo pop de cantautor siempre con arreglos muy trabajados, y estoy convencido de que os enganchará a la primera. Como en anteriores artículos, os comparto los enlaces a sus redes sociales y perfiles de Spotify y iTunes, donde podéis encontrar toda su discografía para escuchar online.

Sigue a Olga Martínez en:

Instagram https://www.instagram.com/olguitademaria/

Facebook: https://www.facebook.com/olgamartinezmusica

YouTube https://www.youtube.com/channel/UC6vBcKQxMd2R07gOj8YBxcw

Escucha a Olga Martínez en:

Spotify https://spoti.fi/34aP7D4

iTunes https://apple.co/3hOEKN6

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

El abuelo impaciente – Josep Périch

El abuelo impaciente – Josep Périch

Eran las 8 de la mañana cuando un señor mayor de unos 80 años llegó al hospital para que le quitaran los puntos de un pulgar. Dijo que estaba apurado de tiempo y que tenía otra cita a las 9horas. Nos lo cuenta una enfermera:Le pedí que tomara asiento, sabiendo que...