ATRÉVETE A VIVIR – Josefina Jou

Etiquetas:

Es demasiada la vida que hay en ti para contentarte en dejarte llevar y vivirla de vez en cuando. Hay tanta vida que tienes que decir basta, tienes que aprovecharla, dejar de vegetar y poner los motores en marcha.

De esta manera comenzamos una sesión de trabajo con los chicos y chicas de Confirmación. Inquietos por ese zumbido que de vez en cuando vibra en su bolsillo. Hablamos de la vida y el tiempo. ¿Qué es lo que hacemos con esta vida? ¿Cómo la vivimos? ¿Qué nos deparará? O mejor dicho, ¿qué buscamos en ella?

Les sugerimos acercarse al texto del libro del Eclesiastés. Nos miran con suspicacia, suena raro un libro del que no han oído hablar, conocen los Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, las cartas de Pablo… ¿Pero el Eclesiastés?

Empezamos con la lectura:

En este mundo todo tiene su hora.

Hay un momento para todo cuanto ocurre:

Un momento para nacer

y un momento para morir.

Un momento para plantar

y un momento para arrancar.

Un momento para matar

y un momento para sanar.

Un momento para destruir

y un momento para edificar.

Un momento para llorar

y un momento para reír.

Un momento para el duelo

y un momento para la fiesta.

Un momento para lanzar piedras

y un momento para recogerlas.

Un momento para abrazarse

y un momento para separarse.

Un momento para intentar

y un momento para desistir.

Un momento para guardar

y un momento para desechar.

Un momento para rasgar

y un momento para coser.

Un momento para callar

y un momento para hablar.

Un momento para amar

y un momento para odiar.

Un momento para la guerra

y un momento para la paz.

Eclesiastés 3, 1-8

Tras comentarlo llegamos a la conclusión de que todos los momentos de la vida son importantes. Hablamos sobre el tiempo de cada uno, analizando en qué nos apresuramos. Después de haberlo hablado la conclusión es que todos los momentos de la vida son importantes. Alguien sigue inquieto por ese zumbido que vibra en su bolsillo. Toman conciencia del tiempo que dedican a los estudios, al deporte, a la familia, a los amigos… Pero en todo ese tiempo constatan que siempre hay un personaje invitado, el móvil para algunos, el Ipad para otros… Algunos reconocen que la relación que tienen con muchos amigos y compañeros es a través del móvil. A partir de aquí, también reconocen todo el tiempo ligado a videojuegos, a alguna serie… Uf, la pantalla, el black mirror es omnipresente. Seguimos hablando. De vez en cuando aún vibra ese zumbido. Decidimos crear un texto actualizado del Eclesiastés, un texto en el que queremos expresar cómo queremos vivir, cómo queremos salir de la apatía, hacer lo que debemos.

Y van surgiendo estas ideas:

Debe existir un tiempo para estar solo y un tiempo para los amigos.

Un tiempo para chatear y un tiempo para la presencia.

Un tiempo para charlar por Twitter y un tiempo para descubrir cómo nuestras palabras resuenan en los otros.

Un tiempo para leer y un tiempo para ver series.

Un tiempo para reunirse con el grupo y un tiempo para el encuentro interior.

Un tiempo para el estudio y un tiempo para el deporte.

Momentos para la euforia y momentos para el fracaso.

Momentos para preocuparnos de nuestros problemas y momentos para abrir los ojos al mundo.

Momentos para encontrar respuestas y momentos para generar preguntas.

Momentos en que los ordenadores sirvan para el juego y momentos en que sirvan para la denuncia de injusticias o para dar voz a los que no la tienen.

Momentos de miedo y momentos de seguridad.

Momentos de austeridad y momentos de abundancia.

La reunión toca a su fin, sentimos que nuestro encuentro nos ha hecho conscientes de cómo utilizamos nuestro tiempo, de decidir cómo queremos gestionar la vida que nos ha sido dada, de empezar a cambiar. Ahora empieza lo más difícil, ver cómo las palabras tienen eco en nuestras vidas.

Juntos agradecemos el don de la vida, lo celebramos y nos felicitamos por ello. Continuaremos hablando. Por fin ese zumbido ha salido del bolsillo y los chicos y chicas miran sus móviles, cuántos mensajes han llegado durante este rato de encuentro.

Descarga aquí el artículo en PDF

rpj nº 519 -Atrévete a vivir – Josefina Jou

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Y eso de discernir en comunidad – Jorge Sierra

Y eso de discernir en comunidad – Jorge Sierra

Descarga el pdf del artículo RPJ nº 538 - Discernir en comunidad - Jorge Sierra Lo reconozco. A pesar de llevar años viviendo en comunidad, no se puede decir que tenga una gran experiencia en discernimiento comunitario. No en intentar discernir reunidos en comunidad,...

Por el mundo, sin miedo – Carlos Galán Moreu

Por el mundo, sin miedo – Carlos Galán Moreu

Hoy damos la palabra a Carlos Galán Moreu, CSsR. Así se presenta: «Mi nombre es Carlos y soy misionero redentorista y sacerdote. Nací en Granada hace ya 31 años. Como religioso he pasado por varias ciudades de nuestro país y del extranjero, pero ahora vivo en Valencia...