Anillo del profesor – Josep Périch

Etiquetas:

Un alumno se dirigió a su profesor:

 -Me siento tan poca cosa… Dicen que no sirvo para nada, que no hago nada bien, que soy tonto y muy idiota. ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El profesor, sin mirarlo, le dijo:

-Lo siento, ahora no puedo ayudarte. Primero debo resolver mi propio problema, tal vez después… si tú me ayudas y puedo resolverlo, quizá luego pueda ayudarte a resolver el tuyo.

Otra vez se sintió ridiculizado.

El profesor se sacó un anillo que llevaba en el dedo pequeño, se lo dio y le dijo:

-Vete al mercado. Debes vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. No aceptes menos de una moneda de oro. ¡Rápido!

Ofreció el anillo a los mercaderes. Cuando decía que pretendía como mínimo una moneda de oro, algunos reían, otros se apartaban sin mirarlo. Abatido por el fracaso, regresó.

-Profesor, lo siento, pero es imposible conseguir lo que me pidió. No creo que se pueda engañar a nadie sobre el valor del anillo.

Le contestó sonriente:

-Primero debemos saber el valor del anillo. Vas a ver al joyero. Pero no importa cuánto te ofrezca, no lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joyero  examinó el anillo con una lupa, lo pesó y le dijo:

Dile a tu profesor que, que si lo quiere vender ahora no puedo darle más de 58 monedas de oro. Con el tiempo podría ofrecer 70 monedas.

El joven corrió emocionado a casa del profesor que, después de escuchar todo lo que el joven le contó, le dijo:

-Tú eres como ese anillo, una joya valiosa y única. Solamente puede ser valorada por un especialista. ¿Pensabas que cualquiera podía descubrir su verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a colocar su anillo en el dedo.

De niño, en la escuela, el maestro nos hacía salir a recitar las tablas de multiplicar. Empezaba bien, pero pronto me atrancaba. El maestro, con un tono burlón, antes de sentarme, decía a mis compañeros de clase: ¡El caballito bonito que corre mucho pero se atascó! Esta » herida» me costó mucho curarla. Pero unos años más tarde, cuando era un joven que «hacía la carrera», lo encontré por la calle muy envejecido y desmemoriado, padecía demencia senil. Me impactó mucho y despertó mi compasión. Lo acompañé un buen rato. Esta fue la mejor «lección» aprendida de él.

Cada época ha tenido socialmente su cliché o estereotipo de persona ideal. Antes, sin calculadoras ni internet, el aspecto memorístico primaba. Hoy se valora la persona ganadora, emprendedora, esbelta, desenvuelta, sin escrúpulos…

Pero, ¿quién soy realmente? ¿Soy lo que los otros dicen de mí? ¿Soy lo que tengo? ¿Soy lo que hago? O mejor dicho, ¿mi ser depende del éxito, la popularidad y el poder? ¡Son unos factores externos tan frágiles! Las seducciones nos acosan: ¡compra esto!, ¡no te pierdas esto otro!…

Estas voces impiden que yo pueda sentir en el centro de mi ser: «Tú eres mi amado, mi predilecto». Es lo que sintió Jesús en el fondo de su corazón en el río Jordán. Si soy capaz de estar en silencio, de entrar y bajar los escalones de mi «pozo interior» también podré sentir esta presencia amorosa y liberadora.

Y si nos sentimos hijos queridos no será porque nos hemos ganado la estimación de Dios llevándonos bien, sino porque Él nos ha elegido libremente, más allá de nuestros méritos. (Cf. «Ahora y aquí» de Henri      J M Nouwen. Ed.  San Pablo)

El joven del cuento, afortunadamente, se dio cuenta de que, más allá de lo que le pudieran decir, él era una joya preciosa y única, se fiaba del especialista. Nunca más su vida fue como antes.

Te interesará también…

Newsletter

Recibirás un correo con los artículos más interesantes cada mes.
Sin compromiso y gratuito, cuando quieras puedes borrar la suscripción.

últimos artículos

Domingo 3C, Jesús en Nazaret – Santi Casanova

Domingo 3C, Jesús en Nazaret – Santi Casanova

Posiblemente sea este el domingo que marca el fin de la Navidad, el fin de las fiestas para muchas familias, en muchas casas. ¡Qué pereza recoger y guardar todo! ¡Cómo cuesta volver a la rutina en muchos casos: al colegio, a la universidad, a los trabajos…! Los días,...

VII Encuentro Músicos Católicos, César Hidalgo – Txenti

VII Encuentro Músicos Católicos, César Hidalgo – Txenti

Tomado de: César Hidalgo: "a corto plazo vamos a tener grandes sorpresas en la música católica" (religiondigital.org) 08.11.2021 | Vicente Luis García Corres (Txenti) César Hidalgo, además de criminólogo, hoy retirado de la vida profesional, es un "viejo rockero" y...