4ª Semana de Adviento

EVANGELIO

Comentario del Evangelio

¿Cuantas veces en nuestro día a día decimos que sí? Si lo piensas, probablemente puedas contar unas cuantas. La buena noticia que se nos ofrece este domingo va sobre ser valientes, sobre saltar al vacío, sobre confiar en Dios y decir: SIIIIII!!!

La construcción del Reino lleva aparejado decir que sí, decir que sí a ser amables, decir que sí a mirar con cariño al prójimo, decir que sí a ponernos al servicio, decir que sí a amar sin límites, decir que sí a las relaciones fraternas y profundas.

María nos ofrece hoy un claro ejemplo de un sí de aceptación, de dejar a Dios ser el centro de la vida, de confianza en aquel que no falla. María te invita hoy a acoger a Dios en tu corazón, a dejarlo entrar.

Evangelio 8 de diciembre

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 1,18-24.

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa «Dios-con-nosotros».»
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

PARA TRABAJAR EN GRUPOS

El evangelio te invita a preguntarte:

  • ¿Qué señales da Dios en tu vida?
  • ¿Ves signos de vida a tu alrededor?

Puedes seguirnos en redes sociales, para mantenerte más informado: